RESUCITO

RESUCITO

miércoles, 3 de febrero de 2016

El Papa a la Vida Religiosa: "Que nuestros carismas no cristalicen en una doctrina abstracta, que no sean piezas de museo"


José M. Vidal

RD.- Misa con la Vida Consagrada del Papa en la fiesta de la Candelaria o la Presentación de Jesús en el templo. El Papa aprovecha la ocasión para hacer un canto a la vida religiosa vivida en la gratitud, en la alegría y en la profecía. E invita a frailes y monjas a ser "promotores de la cultura del encuentro", a "mancharse las manos" como sus fundadores y a impedir que los "carismas se conviertan en piezas de museo".

El Papa bendice, antes de la misa, las velas que portan las religiosas y religiosos que llenan la Basílica. Tras la bendicion, frailes y monjas entran en la basílica con su vela encendida, asi como los obispos y cardenales. El propio Papa hace la procesión de entrada con una vela encendida en su mano. En medio de la oscuridad lucen las velas de los consagrados como luciérnagas en la noche.

Las luces se encienden en la Basílica para la proclamación de la Palabra. La primera lectura del profeta Malaquías en inglés.La segunda lectura de la carta a los Hebreos en español. El pasaje del Evangelio de Lucas, en italiano, sobre la presentación del Niño en el Templo.

Algunas frases de la homilía del Papa

"Un hecho grande, humilde y grande: la presentación de Jesús en el templo"

"Este Niño nos trae la misericordia y la ternura de Dios"

"El año de la vida consagrada confluye ahora en el mar de la misericordia"

"La fiesta de hoy es llamada, sobre todo en Oriente, fiesta del encuentro"

"Hay diversos encuentros: Jesús viene a nuestro encuentor y nosotros al suyo; el encuentro con el viejo Simeón; y con la profetisa Ana; Simeón y Ana son la espera y la profecía. Jesús es la novedad"

"Consagrados y consagradas están llamados a ser hombres y mujeres de encuentro"

"El que encuentra a Jesús no puede ser igual que antes"

"Promotores de la cultura del encuentro, evitando la autorreferencialidad, que nos hace encerrar en nosotros mismos"

"Jesús quiso conpartir nuestra vida"

"Los consagrados llamados a ser signo concreto de este compartir de Cristo"

"Todas las frormas de vida consagrada son llamadas a estar en estado permanente de misión y a compartir las angustias y esperanzas de la gente de hoy, especialmente de los más pobres"

"Que nuestros carismas no cristalicen en una doctrina abstracta"

"Los carismas no son piezas de museo. Nuestros fundadores no tuvieron miedo a mancharse las manos en la vida cotidiana, con los problemas de la gente"

"Los fundadores no domesticaron la gracia del Evangelio. Siempre tuvieron una sana inquietud del Señor"

"Llamados a realizar acciones proféticas y valientes"

"Contentos y llenos de gratitud por la propia vocación"

"Gratitud por el don del Espíritu Santo, que anima a la Iglesia a través de los diversos carismas"

"Que el Señor aumente en nosotros el deseo del encuentro el deseo del encuentro, la custodia del estupor y la alegría de la gratitud".

Bendice a los religiosos que se quedaron en la Plaza

Al finalizar la eucaristía, el Papa salió a la Plaza de San pedro a salidar a los miles de frailes y monjas, que tuvieron que seguir la misa desde allí.

"Habéis estado en misa con un poco de fríos, ¿verdad? Pero con el corazón caliente"

"Cada uno de nosotros tiene un puesto en la Iglesia"

"No olvidéis la pirmera llamada. Haced memoria"

"Hoy el Señor sigue llamando"

"No escondáis la belleza de aquella primera llamada"

"Y seguid trabajando. Siempre hay cosas que hacer"

"Rezad y envejeced así, como el buen vino"

"Me encanta cuando encuentro religiosas y religiosos ancianos, pero con los ojos brillantes, porque llevan el fuego de la vida espiritual encendido. No se ha apagado"

"Seguid adelante, seguid trabajando y mirad al futuro con esperanza. Y pedid a Dios que nos mande nuevas vocaciones"

"No os olvidéis de la primera llamada"

"Seguid adelante y sembrad bien, para que los que vengan tras de nosotros puede recibir la herencia que les hemos dejado"