RESUCITO

RESUCITO

martes, 16 de febrero de 2016

El Papa clama en Chiapas: "Vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad"


José M. Vidal

De la periferia obrera de Ecatepec a la de los indígenas de Chiapas. Al aire libre, tras un decorado indígena, el Papa Francisco clama y denuncia: "Vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad". Y dice que "basta ya", que sus clamores han llegado a los oídos de Dios. Para asegurar que los pueblos originarios no sólo no son inferiores, sino que los necesitamos, para restablecer la armonía con "uestra tierra oprimida y devastada, que fime y sufre".

Francisco es recibido con banderas, cantos, gritos y vivas: "Viva el Papa de los pobres" y "Viva el Papa de los indígenas". "El Papa que nos hace volver la cara al pobre". "Francisco, hermano, Chiapas te da la mano". "Vida el Papa que ama los pueblos originarios". "El pueblo camina junto a ti y Samuel". "Francisco, tu presencia despierta la conciencia". "Para ya eres chiapaneco".

De fondo, suenan bellos cantos en lenguas indígenas. La misa se celebra en el centro deportivo municipa, al aire libre. Con las montañas al fondo. Detrás del altar sencillo y austero, se erigió todo un bello decorado de la catedral de San Cristóbal de Las Casas. Con los típicos adornos florales indios.

Las lecturas en lenguas indígenas. El Papa luce también una tiara con decoración típica de los indios. Y un báculo de madera labrado en madera y con la cruz encorvada. Y mucho incienso.

Algunas frases dela homilía del Papa

"La Ley del Señor es perefecta"

"La ley del Señor hace sabio al sencillo"

"Ley que quería ser luz para sus pasos"

"Hasta que Dios dice basta, no más. He oído el clamor y he conocido su angustia"

"El alba sobrevino sobre las tribus juntas. La paz de la tierra fue enseguida saneada por el sol"

"Los pueblos que han caminado en las distintas tinieblas de la historia"

"Anhelo que tiene sabor a tierra prometida, donde la opresión y la degradación no sean moneda corriente"


"Anhelo de una tierra y de un tiempo, donde la desvalorización sea superada por la fraternidad, la injusticia sea vencida por la solidaridad y la violencia sea callada por la paz"

"Cristo es la solidaridad del Padre caminando a nuestro lado"

"Cristo se hace camino, verdad y vida, para que las tinieblas no tengan la últiman palabra y el alba no deje de venir"

"Se ha querido silenciar y callar este anhelo"

"Han intentado anestesiarnos el alma, aletargar y adormecer la vida de nuestros niños y jóvenes"

"La creación también sabe levantar su voz. Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del abudo de los bienes que Dios ha puesto en ella"

"Crecimos pensando que eramos sus propietarios y explotadores"


"Entre los pobres más abandonados y maltratados está nuestra oprimida y devastada tierra, que gime y sufre dolores de parto"

"Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la Historia"

"En esto ustedes tienen mucho que enseñar a la Humanidad"

"Sus pueblos abren relacionarse armónicamente con la naturaleza, a la que respetan como casa común, fuente de alimentos y altar del compartir humano"

"Vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad"

"Algunos han considerados inferiores vuestros valores y culturas"

"Otros los han despojado de sus tierras o las han contaminado"

"Hacer un examen de conciencia t aprender a decir perdón"

"El mundo de hoy los necesita a ustedes"

"Los jóvenes necesitan que no se pierda la sabiduría de sus ancianos"

"El mundo de hoy necesita reaprender elvalor de la gratuidad"

"El Creador nunca nos abandona"


Texto completo de la homilía del Papa

Li smantal Kajvaltike toj lek - la ley del Señor es perfecta del todo y reconforta el alma, así comenzaba el salmo que hemos escuchado. La ley del Señor es perfecta; y el salmista se encarga de enumerar todo lo que esa ley genera al que la escucha y la sigue: reconforta el alma, hace sabio al sencillo, alegra el corazón, es luz para alumbrar el camino.

Esa es la ley que el Pueblo de Israel había recibido de mano de Moisés, una ley que ayudaría al Pueblo de Dios a vivir en la libertad a la que habían sido llamados. Ley que quería ser luz para sus pasos y acompañar el peregrinar de su Pueblo. Un Pueblo que había experimentado la esclavitud y el despotismo del Faraón, que había experimentado el sufrimiento y el maltrato hasta que Dios dice basta, hasta que Dios dice: ¡No más! He visto la aflicción, he oído el clamor, he conocido su angustia (cf. Ex 3,9). Y ahí se manifiesta el rostro de nuestro Dios, el rostro del Padre que sufre ante el dolor, el maltrato, la inequidad en la vida de sus hijos; y su Palabra, su ley, se volvía símbolo de libertad, símbolo de alegría, sabiduría y luz. Experiencia, realidad que encuentra eco en esa expresión que nace de la sabiduría acunada en estas tierras desde tiempos lejanos, y que reza en el Popol Vuh de la siguiente manera: El alba sobrevino sobre todas las tribus juntas. La faz de la tierra fue enseguida saneada por el sol (33). El alba sobrevino para los pueblos que una y otra vez han caminado en las distintas tinieblas de la historia.

En esta expresión, hay un anhelo de vivir en libertad, hay un anhelo que tiene sabor a tierra prometida donde la opresión, el maltrato y la degradación no sean la moneda corriente. En el corazón del hombre y en la memoria de muchos de nuestros pueblos está inscrito el anhelo de una tierra, de un tiempo donde la desvalorización sea superada por la fraternidad, la injusticia sea vencida por la solidaridad y la violencia sea callada por la paz.

Nuestro Padre no sólo comparte ese anhelo, Él mismo lo ha estimulado y lo estimula al regalarnos a su hijo Jesucristo. En Él encontramos la solidaridad del Padre caminando a nuestro lado. En Él vemos cómo esa ley perfecta toma carne, toma rostro, toma la historia para acompañar y sostener a su Pueblo; se hace Camino, se hace Verdad, se hace Vida, para que las tinieblas no tengan la última palabra y el alba no deje de venir sobre la vida de sus hijos.


De muchas maneras y de muchas formas se ha querido silenciar este anhelo, de muchas maneras han intentado anestesiarnos el alma, de muchas formas han pretendido aletargar y adormecer la vida de nuestros niños y jóvenes con la insinuación de que nada puede cambiar o de que son sueños imposibles. Frente a estas formas, la creación también sabe levantar su voz; «esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que "gime y sufre dolores de parto" (Rm 8,22)» (Laudato si', 2).

El desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos impactan a todos (cf. Laudato si',14) y nos interpelan. Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia.

En esto ustedes tienen mucho que enseñarnos, que enseñar a la humanidad. Sus pueblos, como han reconocido los obispos de América Latina, saben relacionarse armónicamente con la naturaleza, a la que respetan como «fuente de alimento, casa común y altar del compartir humano» (Aparecida, 472).

Sin embargo, muchas veces, de modo sistemático y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura, sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón! Perdón hermanos, el mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes.

Los jóvenes de hoy, expuestos a una cultura que intenta suprimir todas las riquezas y características diversidades culturales en pos de un mundo homogéneo, necesitan que no se pierda la sabiduría de sus ancianos.


El mundo de hoy, preso del pragmatismo, necesita reaprender el valor de la gratuidad.

Estamos celebrando la certeza de que «el Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, que no se arrepiente de habernos creado» (Laudato si', 13). Celebramos que Jesucristo sigue muriendo y resucitando en cada gesto que tengamos con el más pequeño de sus hermanos. Animémonos a seguir siendo testigos de su Pasión, de su Resurrección haciendo carne Li smantal Kajvaltike toj lek - la ley del Señor que es perfecta del todo y reconforta el alma.

Palabras de agradecimiento de los indígenas al final de la eucaristía

Tatik Francisco: Todo el pueblo indígena de Chiapas, de México y de Guatemala estamos muy agradecidos por tu visita aquí en nuestra diócesis de San Cristóbal de Las Casas. Gracias por la confianza de estar con nosotros, por aumentar nuestra fe en Dios, por la forma en que nos enseñas. Aunque muchas personas nos desprecian, tú has querido visitarnos y nos has tomado en cuenta, como la Virgen de Guadalupe a San Juan Dieguito.

Llévanos en tu corazón con nuestra cultura, también con nuestra alegría y nuestros sufrimientos, con las injusticias que sufrimos, con el dolor de nuestros enfermos, con nuestros niños, jóvenes y ancianos, y con nuestra esperanza en Cristo resucitado.
Aunque vives lejos en Roma, te sentimos muy cerca de nosotros. Síguenos contagiando la alegría del Evangelio y sigue ayudándonos a cuidar la hermana y madre tierra, que Dios nos dio. Y que nos tengas en cuenta en tus oraciones, para que podamos realizar las obras de la misericordia.

Muchas gracias, jTatik, por autorizar nuevamente el cargo de diaconado permanente indígena con su propia cultura, y haber aprobado el uso en la liturgia de nuestros idiomas. Queremos escuchar a Dios y hablarle en nuestro propio idioma.

Muchas gracias, jTatik, que has llegado a nuestra tierra, de ascendencia maya. Estamos unidos con el Corazón del Cielo y Corazón de la Tierra, como nuestros antepasados le llamaban a Dios, como dice el Popol Vuh, con un solo corazón con los árboles, flores, animales, plantas silvestres, agua y manantiales, porque creemos en un solo Padre y Madre Dios.