MONS. GONZALO LOPEZ M.

MONS. GONZALO LOPEZ M.

martes, 16 de octubre de 2018

Jon Sobrino: "Para canonizar a Romero, Francisco tuvo el valor de ir contra lo que habían dicho los anteriores Papas"



José M. Vidal
e.e a Roma

Le alimentó con sus libros, fue su amigo, le admiró como el profeta de los pobres y hasta escribió su biografía en clave de crucificado, pero nunca quiso que fuese santo oficial. Sin embargo, el teólogo de la liberación, Jon Sobrino, vino a Roma a sumarse a la fiesta universal de San Romero de América. Para acompañar a su gente que, en medio de tanto dolor, ha recibido una enorme alegría.

Cansado, mayor a sus casi 80 años, acompañado de una persona que le sirve de bastón, pero tremendamente lúcido, el teólogo vasco naturalizado salvadoreño confiesa su amor por el arzobispo de San Salvador: "Yo viví con Romero tres años, le conocí, comimos, bebimos, ¿qué más quieres?"

Pero Sobrino sigue siendo fiel a sus principios de siempre. Y es que tanto él como otros teólogos de la liberación no querían que la Iglesia lo canonizase, para que no pudiese instrumentalizarlo ni domesticarlo.

A su juicio, "Romero fue un ser humano, un cristiano y un arzobispo excelente, excelente. Que lo canonicen o no ha sido secundario", dice.

Ahora bien, también reconoce que "una vez que se organizó y Francisco tuvo el valor de ir contra lo que habían dicho los anteriores Papas, la gente se ha alegrado mucho".


Y, como es lógico, también él se alegra, pero no porque lo hayan subido a los altares: "Los intelectuales, como este humilde servidor, también nos alegramos, porque se alegra la gente, aunque siga pensando, como algunos otros, que no había que canonizarlo".

"Con monseñor Romero, Dios pasó por El Salvador", decía Ignacio Ellacuría, el que fuera compañero de Sobrino, asesinado también por el Ejército salvadoreño, junto a otros cinco jesuitas y dos mujeres que cuidaban su casa.

Y, para conectarlo con la actualidad, el teólogo de la liberación (al que todavía no ha rehabilitado ni oficial ni oficiosamente el Vaticano, añade que "la Iglesia en salida de la que habla el Papa, ha sido real en El Salvador en los años 70 y 80". Más aún y precisamente por eso, "muchos sacerdotes (casi una veintena) fueron asesinados, matados por gente que iba a misa".

Y, antes de que un grupo de amigos se lo lleve casi en volandas, nos remite a sus artículos sobre el "legado de Romero" y vuelve a repetir su sentencia. "No estoy contento de que lo hayan hecho santo por fin. Estoy contento porque mucha gente se ha puesto contenta por eso".

 

sábado, 13 de octubre de 2018

#OigamosARomero: la Iglesia nicaragüense festeja la canonización de Romero


Israel González Espinoza
corresponsal de RD en Nicaragua)

Monseñor Silvio José Báez, Obispo auxiliar de Managua, lanzó el hashtag #OigamosARomero en sus redes sociales como parte de un homenaje al arzobispo mártir salvadoreño Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, asesinado por un comando paramilitar de extrema derecha en marzo de 1980; y que será canonizado este próximo domingo 14 de octubre por el Papa Francisco en Roma.

El obispo Báez explicó que la finalidad de la iniciativa es que los nicaragüenses conozcan el pensamiento de Monseñor Romero, y que a partir de ahí puedan reflexionar sobre su vida y obra pastoral y profética.

"He creado la etiqueta #OigamosARomero para poder hablar de este extraordinario hombre de Dios, que entregó la vida por su pueblo", manifestó Monseñor Báez.
Hasta este momento, la etiqueta ha servido para compartir frases célebres, fotografías, material audiovisual y hasta caricaturas del denominado "obispo de los pobres" de América Latina.

La meta, según el obispo Báez, es que la etiqueta se posicione fuertemente durante lo que resta de la semana hasta el domingo, día del ascenso a los altares de Monseñor Romero; para que se pueda difundir su obra y de cómo sus palabras cobran vigencia en la actual coyuntura sociopolítica que vive el país.

https://twitter.com/AgenciaFidesEs/status/1050675130421006337/photo/1

"Sin duda, Monseñor Romero es un santo de actualidad para nuestros días, su vida y testimonio nos iluminan", puntualizó el líder religioso.

Báez reveló que desde sus años de noviciado con los sacerdotes carmelitas en San José de Costa Rica, es un admirador profeso de la obra profética de Monseñor Óscar Romero, cuya entrega total a los pobres y su ardorosa defensa de los derechos humanos frente al régimen militar salvadoreño lo llevó al martirio mientras celebraba la eucaristía.

"El Papa (Francisco) ha dado signos de rehabilitación de personajes profundamente evangélicos, que olvidados de sí, entregaron su vida por los pobres, por el cambio social, por la lucha en favor de la justicia en la historia. En su época no fueron comprendidos, como tantos profetas o como Jesús mismo. Creo que es una misión del sucesor de Pedro reinvindicar y rehabilitar a todas esas encarnaciones del Evangelio que con ojos humanos y mezquindad de corazón no fueron comprendidos, pero que hoy el Papa nos invita a verlos como modelos de Evangelio y como paradigmas a seguir si queremos verdaderamente cambiar al mundo", finalizó Monseñor Báez.

https://twitter.com/israeldej94/status/1050964159716880384/photo/1

Iglesia nicaragüense celebrará a San Romero en Managua

La vida religiosa de Nicaragua se unirá este sábado en Managua para celebrar el ascenso a los altares de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Romero, quién durante su ministerio pastoral como arzobispo de San Salvador (1977-1980) se caracterizó por su defensa de los derechos humanos en El Salvador, fue asesinado por un comando paramilitar ligado a la extrema derecha salvadoreña el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba misa en la capilla del hospital de "La Divina Providencia" de la capital cuzcatleca.

La actividad, que se llevará a cabo en el salón de la Catedral Metropolitana de Managua, iniciará a las 9 de la mañana, e incluirá la reflexión y valoración del trabajo pastoral realizado por Monseñor Romero durante sus tres años de arzobispado, y una vista sobre cómo su ejemplo puede iluminar la vivencia profética de la Iglesia nicaragüense durante la crisis socio-política iniciada en el mes de abril.

"La actividad iniciará a las 9 de la mañana, tendremos primeramente momentos de animación, después un momento de reflexión y ahí se hablará sobre la vida de Monseñor Romero, su mensaje para la vida religiosa", compartió la hermana Damaris Acuña, miembro de la Congregación de las Hermanitas de la Inmaculada Concepción.

Según la religiosa, las ponencias sobre la vida religiosa estarán a cargo del hermano lasallista Manuel Estrada Carpintero (quién conoció personalmente a Romero a finales de la década de los setenta) y la hermana Lupita, quién pertenece a la Congregación de las Hermanas Oblatas del Sagrado Corazón.

Así mismo, destacó la importancia que los católicos nicaragüenses vean en Monseñor Romero un ejemplo de vida cristiana en la actual coyuntura sociopolítica que vive el país.

"Cuando Monseñor es asesinado, no por una obra de caridad sino por su entrega total que fue dar la vida por la libertad de su pueblo", explicó la hermana Damaris.

Del mismo modo, la religiosa destacó que Romero será canonizado en un momento de crispación social en Nicaragua y la región, por lo que es un santo de mucha actualidad, ya que muchas de sus denuncias sobre las injusticias sociales y represión continúan vigentes.

"Ahora que la Iglesia oficialmente lo reconoce como santo, también nos encontramos en un momento dramático en Centroamérica y en nuestro país Nicaragua, por eso traer presente la vida de Monseñor Romero es fortalecer la misión profética de la Iglesia en los días de hoy", finalizó.

lunes, 8 de octubre de 2018

Padre Pedro Pierre: DESDE NUESTRAS RAÍCES


Padre Pedro Pierre 

En estos tiempos de incertidumbre y caos, es bueno regresar a nuestras raíces porque nos marcan un camino para enfrentar los desafíos de hoy. No se trata de regresar al pasado, pues la historia no da marcha atrás, ni tampoco afirmar que ‘ayer estábamos mejor’, ilusión que nos hace pasivos y amargados.

Nuestras raíces están en los pueblos indígenas, no los de ayer, sino los de ahora porque ellos son la memoria viva de nuestra historia y de vivencias milenarias. Tampoco hay que idealizar a los pueblos indígenas de hoy: lo vemos con los que pasaron por las universidades y se olvidaron de dónde venían y de la cultura que heredaron. Hay que decir también que estas raíces nuestras están presentes y vivas en el pueblo mestizo que las ha asumido muchas veces sin darse cuenta y que marcan su cultura y sus maneras de pensar, vivir y relacionarse.

Una primera característica de nuestras raíces y tal vez la mayor es el sentido de comunidad. Esta ha permitido a los pueblos indígenas resistir dominaciones, conservar su cosmovisión y crecer en dignidad y protagonismo. La invasión militar, cultural y religiosa de Europa y sus 5 siglos de colonización trajeron principalmente el individualismo, la acumulación personal de bienes, la destrucción sistemática de la naturaleza y la indiferencia que todo esto provoca con los demás y la organización social. El sentido de comunidad es el camino que tenemos que recorrer juntos para encontrar salidas valederas a la crisis. No hay que esperar ‘salvadores de la patria’ porque no son más que embusteros. Es juntos que tenemos que construir el país que queremos, soñamos y necesitamos.

Nuestras raíces indígenas nos ofrecen las 3 grandes reglas de organización social: no mentir, no robar y no ser ociosos. Vemos cómo en nuestros días estos 3 vicios de la mentira, la corrupción y la vagancia nos están destruyendo y nos llevan a todos al abismo.

Volvamos a pensar y actuar desde nuestras raíces: “¡Un pueblo sin memoria es como un árbol sin raíces!”

viernes, 5 de octubre de 2018

Rotundo éxito de la iniciativa 'Pro Papa Francisco' de apoyo al Papa frente a los ataques de los rigoristas


Hace ahora un mes, en mitad de su viaje a Irlanda, grupos rigoristas lanzaron un programado ataque contra el Papa Francisco, a través de una burda denuncia del ex nuncio en EEUU, Carlo María Viganó. Francisco no quiso contestar... pero sí muchos católicos y la inmensa mayoría de episcopados del mundo, que defendieron al Papa. Desde RD, relanzamos nuestra campaña 'Pro Papa Francisco'. El resultado ha sido un rotundo éxito.

En apenas un mes, las visitas y los apoyos al Papa a través de la web, las informaciones y las redes sociales se han multiplicado exponencialmente. Teólogos, obispos, comunidades religiosas, organizaciones de la Iglesia de base... todos, han saltado a defender a un Pontífice que ha puesto la "revolución de la misericordia" por encima de la dogmática de los doctores de la ley.

Este domingo, regresando de otro viaje (el de los países bálticos), Francisco hizo una referencia a lo ocurrido a lo largo de este mes: "Cuando salió aquel famoso comunicado de un ex nuncio apostólico, los episcopados del mundo me han escrito, diciendo claramente que se sentían cercanos, que rezaban por mí..."

Y a fe que ha sido cierto. La práctica totalidad de los episcopados del mundo, se han posicionado claramente en favor del Papa. Y los silencios son tan sonoros que colocan a cada uno en su sitio: los enemigos de Francisco, al fin, se han quitado la careta.

Desde Religión Digital queremos renovar nuestro total apoyo a Francisco, y por ello consideramos oportuno relanzar la campaña Pro-Francisco. Son miles las instituciones, y millones los católicos que, desde esta plataforma, ya han mostrado su apoyo al Santo Padre. Queremos reafirmarlo ahora, en un momento (que pasará, estamos convencidos) en que los más oscuros sectores de la vieja guardia golpean con saña, pero sin efecto, la barca de Pedro.

Para apoyar al Papa y sus reformas, entra en Pro-Francisco y firma:


miércoles, 3 de octubre de 2018

Padre Pedro Pierre: PRIORIDADES


Padre Pedro Pierre

¡Se pierde los derechos que no se defiende! Lo olvidamos cuando somos desorganizados, desinformados, individualistas, indiferentes… Lamentarnos debe durar el tiempo de un suspiro. Nuestras lamentaciones son sólo un aviso, una alarma de que nos estamos durmiendo, un llamado a despertar antes de que el problema se haya hecho mayor. Los grandes luchadores nos dejan una triple herencia porque así nos quieren regalar su ánimo y su felicidad. ¿A quiénes admiramos? ¿A quiénes deseamos imitar?

La primera prioridad que nos señalan es la organización. Sin organización no se avanza a ninguna parte. La puerta del éxito y de la verdadera felicidad no es la del individualismo. La organización comienza en la familia, primera escuela de una vida exitosa. Se trata de repartirnos las tareas familiares.

La segunda prioridad es la formación. Esta no termina con la escuela; no termina nunca. La educación escolar bien poco nos ayuda a conocer nuestros derechos y nuestros deberes, a comprender cómo funciona la sociedad y nuestra necesaria participación en ella. La TV y otros medios de comunicación son los grandes engaños que nos invaden cada vez más. Buscan domesticarnos y despertar nuestros instintos para hacernos sumisos, ciegos, sordos, inconscientes y pasivos.

La tercera prioridad es actuar. No se trata de caer en el activismo sin rumbo, sino tomar iniciativas en todos los campos. Así creceremos y no nos cansaremos en vano o equivocadamente. Nuestras actuaciones deben ser transformadoras de nosotros mismos, de nuestro entorno, de nuestras relaciones, de situaciones que nos atropellan y de estructuras que nos deshumanizan.

Esa fue la pedagogía de Jesús que comenzó su misión conformando una comunidad. Hoy nos llama personalmente a seguirlo en comunidad. Sabemos también que Jesús se reunía ‘aparte’ con sus 12 amigos para profundizar lo que decía y hacía. Luego mandaba a sus discípulos a misionar delante de él. Eran una comunidad itinerante al servicio del Reino.

Que todo esto nos motive para vivir organizada, consciente y solidariamente.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Víctor Codina: ¿Qué fue Medellín del 68?


Víctor Codina

A una serie de importantes acontecimientos históricos del 68 (mayo francés, primavera de Praga, rebelión y matanza universitaria en México, asesinato de Luther King…) podemos añadir también Medellín. ¿Qué fue Medellín del 68?

Nos hemos de remontar al Concilio Vaticano II (1962-1965), convocado por Juan XXIII y concluido por Pablo VI. Pablo VI seguramente consciente del carácter excesivamente centroeuropeo del Vaticano II, para socializarlo en otros continentes, convocó reuniones de los Consejos Episcopales de América Latina en Medellín (1968), de África en Kampala (1969) y de Asia en Manila (1970).

Pero Medellín fue mucho más que una mera socialización y aplicación del Vaticano II a América Latina: fue una relectura creativa del concilio desde un continente pobre y profundamente religioso, una recepción original del Vaticano II, desde un continente marcado por la pobreza y discriminación, con una fe tradicional muy dualista y ritual, poca evangelización y gran ignorancia, con estructuras eclesiales pesadas y obsoletas. Medellín fue un paso del Señor por América Latina, un tiempo de gracia.

Los obispos latinoamericanos en Medellín releyeron el Vaticano II desde un continente religioso, pero profundamente injusto, desigual y discriminatorio, en un contexto humano no de vida sino de muerte. Ellos parten de la realidad y en ella escuchan que “un sordo clamor brota de millones de hombres, pidiendo a sus pastores una liberación que no les llega de ninguna parte” (14,1), un clamor que, como en el Éxodo, exige justicia, liberación y el paso a una vida más justa y digna.

Esta dura realidad es iluminada desde el evangelio de Jesús de Nazaret que pasó por el mundo haciendo el bien, desde las bienaventuranzas como programa de un Reino que ya comienza aquí, desde la parábola del juicio final donde seremos examinados de nuestro amor y sensibilidad frente a los pobres, con los que se identifica Jesús.

Y en este clamor los obispos en Medellín disciernen un signo de los tiempos, descubren la voz del Espíritu que exige profundos cambios sociales y eclesiales, superación de la dicotomía entre la Iglesia y el mundo, necesidad de una mayor presencia de la fe en los valores temporales, manifestar siempre la unidad profunda que existe entre el proyecto salvífico de Dios, realizado en Cristo, y las aspiraciones del hombre, entre la historia de salvación y la historia humana, entre la Iglesia Pueblo de Dios y las comunidades temporales, entre la acción reveladora de Dios y la experiencia humana (8,4).

Por esto Medellín, antes de hablar de la evangelización (6-9) y de las estructuras de la Iglesia (10-16), aborda el tema de la promoción humana: justicia, paz, familia y demografía, educación y juventud (1-5). Y el primer tema tratado es el de la justicia, donde se afirma que América Latina vive una situación de miseria e injusticia que clama al cielo (1,1).

Desde aquí surge en Medellín una nueva imagen de Iglesia, “el rostro de una Iglesia auténticamente pobre, misionera y pascual, desligada de todo poder temporal y audazmente comprometida en la liberación de todo el hombre y de todos los hombres” (5, 14). Es la Iglesia de los pobres con la que soñó Juan XXIII, pero que el Vaticano II, demasiado centroeuropeo, no logró expresar.

Medellín es la experiencia de un nuevo Pentecostés. Y esto sucede no en el mundo occidental rico y progresista, sino en el Sur, desde los pobres. Desde Medellín surgen obispos que son verdaderos Santos Padres de la Iglesia de los pobres, comunidades de base, ministros cercanos al pueblo, vida religiosa inserta entre los pobres, laicos comprometidos con la sociedad y la Iglesia y numerosos mártires por el Reino: Romero, Angelleli, Ellacuría, Espinal... Es el Espíritu de Jesús que siempre actúa desde abajo, genera vida desde el caos y lugares de muerte, siempre sorprende y genera novedad.

A Medellín siguieron las Asambleas episcopales de Puebla (1979), Santo Domingo (1992) y Aparecida (2007), pero después de 50 años Medellín no ha perdido vigencia y su mensaje profético se extiende ahora a toda la Iglesia, la exigencia de escuchar el clamor de los pobres sigue siendo actual, aunque hoy los pobres tengan nuevos rostros: mujeres marginadas, pueblos indígenas y africanos, inmigrantes y refugiados, jóvenes sin trabajo, niños de la calle, las víctimas de la violencia de todo tipo y la dramática situación de nuestra casa común, consecuencia del actual paradigma tecnocrático.

El pontificado de Francisco es también heredero de esta tradición profética y pastoral latinoamericana que nace de Medellín. Su sueño de una Iglesia pobre y de los pobres, de una Iglesia no autorreferencial sino en salida y de puertas abiertas, hospital de campaña, con pastores que huelan a oveja, una Iglesia solidaria con los descartados y que sepa acompañar la fragilidad humana y discernir pastoralmente lo mejor en cada caso, una Iglesia que supere el clericalismo y el patriarcalismo recalcitrante, cuide la casa común y no viva la acedia y la tristeza sino la alegría del evangelio, etc. actualiza Medellín en nuestros días.

Podemos concluir que seguir la inspiración del magisterio y de la praxis pastoral de Francisco, hoy duramente cuestionado y criticado por muchos, es la mejor manera de llevar adelante el espíritu profético de Medellín del 68, 50 años después. En el convulso y oscuro mundo de hoy, Medellín sigue siendo un faro luminoso de esperanza.

martes, 25 de septiembre de 2018

Leonardo Boff: Un problema nunca resuelto: el sufrimiento de los inocentes


Leonardo Boff 

Siguiendo de cerca la creciente violencia en Brasil y las verdaderas masacres de indígenas y de pobres en las periferias, y más aún, viajando recientemente por América Central, quedé impresionado en El Salvador, Guatemala, Nicaragua y otros países de la región por los relatos de masacres ocurridas en el tiempo de las dictaduras militares, masacres de pueblos enteros, de catequistas o de campesinos que tenían la Biblia en casa. Lo que hubo entre nosotros, en Argentina y en Chile durante el tiempo asesino, bajo la égida de las fuerzas militares, es también para aterrorizarse.

En la actualidad, dada la crisis económico-financiera, hay millones de personas que pasan hambre, niños hambrientos muriendo y gente en la calle pidiendo centavos para comer cualquier cosa. Pero lo que más duele es el sufrimiento de los inocentes. También el de los millones de pobres y miserables que sufren las consecuencias de políticas económicas y financieras sobre las que no tienen ninguna influencia. Son víctimas inocentes, cuyo grito de dolor sube al cielo. Dicen las Escrituras del Primer y del Segundo Testamento que Dios escucha sus gritos. Uno de los profetas llega a decir que las blasfemias que profieren por causa del dolor, Dios las escucha como súplicas.

En este momento hay un manto de dolor que cubre todo nuestro país, Brasil, con alguna esperanza de que las elecciones nos traigan líderes cuyas políticas sociales hagan al pueblo sufrir menos, o no sufrir más, y hasta volver a sonreír. ¡Cuánto se agradecería!

Pero el sufrimiento de los inocentes es un eterno problema para la filosofía y sobre todo para la teología. Seremos sinceros: hasta hoy no hemos identificado ninguna respuesta satisfactoria por más que grandes nombres, desde Agustín, Tomás de Aquino, Leibniz, y hasta Gustavo Gutiérrez entre nosotros, intentaran elaborar una teodicea, es decir un esfuerzo para no ligar a Dios al sufrimiento humano. La culpa estaría sólo de nuestra parte. Pero en vano, pues el sufrimiento continúa y la pregunta sigue sin tener respuesta.

Tal vez, la cuestión, siempre replanteada después por los grandes pensadores, como Russel, Toynbee y otros, fue formulada en primer lugar por Epicuro (341-270 aC) y recogida por Lactancio, cristiano y consejero de Constantino (240-320 aC), en su tratado sobre La ira de Dios. La cuestión se plantea así: «O Dios quiere eliminar el mal y no puede –y entonces deja de ser omnipotente y ya no es Dios–, o Dios puede suprimir el mal y no quiere –y entonces no es bueno, deja de ser Dios y se transforma en un demonio–». En ambos casos de la disyuntiva permanece la pregunta: ¿de dónde viene el mal?

El judeo-cristianismo responde que viene del pecado humano (original o no), y que nosotros somos los causantes de Auschwitz, de Ayachucho y de las grandes masacres de los colonizadores ibéricos en el nuevo Continente. Pero la respuesta no convence. Si Dios predijo el pecado y no creó condiciones para evitarlo es señal de que no es bueno. Pero si hizo todo lo posible para evitar el pecado y no lo consiguió, entonces es prueba de que no es omnipotente. En ambos casos no sería Dios. Y así caemos en la misma cuestión de Epicuro.

Las teólogas eco-feministas critican esa formulación entre impotencia y falta de bondad como patriarcal y machista, pues tales atributos de omnipotencia y bondad serían atributos masculinos. Lo femenino siente y piensa diferente, más en la línea de los profetas y de Jesús. Estos criticaban una religión sacrificial en nombre de la misericordia: “quiero misericordia y no sacrificios” suena en su boca. La mujer está ligada a la vida, a la misericordia con quien sufre y sabe mejor identificarse con las víctimas.

Se argumenta entonces: Dios es tan bueno y omnipotente que puede renunciar a tales prerrogativas (deja de ser el "Dios" de las religiones convencionales) y se hace él mismo un sufriente, va al exilio con el pueblo, es perseguido y por fin es crucificado en su Hijo Jesús. Comentaba D. Bonhöffer, el teólogo que participó en el atentado contra Hitler y fue ahorcado: “Sólo un Dios sufriente nos puede ayudar”.

Si no tenemos respuesta al mal, sólo sabemos ahora que nunca estamos solos en el sufrimiento. Dios sufre con nosotros. Lo terrible del sufrimiento es la soledad, la mano que se niega a ponerse en el hombro, la palabra consoladora que falta. Ahí el sufrimiento es total.

No hay respuesta para el sufrimiento de los inocentes ni para el mal. Si la hubiera, el sufrimiento y el mal desaparecerían. Pero siguen ahí haciendo su obra perversa. ¿Quién nos salvará? San Pablo, confiado, responde: “Sólo por la esperanza seremos salvados”. ¡Pero cómo tarda en realizarse esta esperanza!

domingo, 23 de septiembre de 2018

Sebastián: "Los que se oponen al Concilio y al Papa quieren una Iglesia politizada y cautiva"



Jesús Bastante

"Tarancón no era Suquía, ni Rouco. Y Pablo VI no era Juan Pablo II". Juan Mari Laboa dejó varias reflexiones durante la mesa redonda que sirvió de pórtico a la inauguración del 'Centro de pensamiento Pablo VI', que tuvo lugar esta tarde en Madrid.

Para el historiador, "la Iglesia española es la única que ha tenido tres episcopados: los obispos de la Guerra Civil, el Episcopado de Montini y el Episcopado de Juan Pablo II". Ahí quedó Laboa, dejando una pregunta, que nadie hizo pero todos pensaron, en el aire: ¿Hay un episcopado español de Francisco?

"Pablo VI, memoria y reconciliación" fue el tema de la vibrante mesa redonda, organizada en la Fundación Pablo VI, y que unió en torno a la misma mesa al cardenal Fernando Sebastián; Francisca Sahuquillo; Ginés García-Beltrán; y Juan Mari Laboa, moderados por Mª Teresa Compte. La presentadora animó a trabajar en la "recuperación de un pontificado, de un estilo, de una actitud y de unas convicciones que pueden ser muy positivas para la sociedad de nuestro tiempo, y también para la Iglesia en España".

Abrió el acto el presidente de la Fundación y obispo de Getafe, quien calificó a Montini como "uno de los pontífices más importantes del siglo XX, todavía desconocido en España y que, con el paso del tiempo, va agrandando su figura".

"Pablo VI fue un figura colosal", recalcó García-Beltrán, quien recordó que "quizá no haya habido ningún Papa con una visión tan clara de la grandeza del ministerio petrino" como la suya. "Nos recuerda mucho a Francisco en su petición de crear puentes y tirar muros".


Por su parte, Fernando Sebastián desveló que Montini "es el Papa de mi vida". "Podemos reconocer a Pablo VI como el primer Papa moderno. Era un Papa poco clerical. Un papa culto, que se dio cuenta que la Iglesia debía migrar a la cultura de la libertad, la comunicación, la universalidad".

"Fue el Papa del Concilio. Con muchas dificultades, abrió el camino a temas como la colegialidad, el ecumenismo, la libertad religiosa. Un Papa que es maestro y profeta en sus documentos", señaló. Un Papa que dijo que "ya está bien de condenar, hay que acercarse amigablemente y hablar".

Sebastián quiso salvar hasta la 'Humanae Vitae', que en su opinión "fue interpretada como una encíclica de prohibición, y en su ánimo no estaba prohibir la píldora, sino defender la riqueza, la complejidad y la potencia del amor como creador de la vida".

"Ha sido el más reformador de toda la serie de papas modernos", apuntó el purpurado, señalando cómo Montini abolió la silla gestatoria, la tiara, estableció el Sínodo de los Obispos, los viajes... "El fue amigo incomprendido de España. Él entendió España mejor que muchos españoles, nos ayudó a abordar el trance de la Transición Política", resaltó Sebastián, quien añadió que "sin la apuesta de la Iglesia por la democracia y la reconciliación, hubiera sido difícil la transición pacífica. Y sin el apoyo de Pablo VI, la Iglesia española no pudo haber hecho lo que hizo en los años de la Transición".

Por su parte, Francisca Sahuquillo, que acaba de terminar su misión como coordinadora de la Comisión para la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, dio algunas de las claves, muchas de ellas desconocidas, de la difícil relación de Montini con el dictador. Así, señaló, "Franco impidió, en 1965, que Pablo VI viniera a España, como era su deseo".

Como abogada de algunos de los condenados en el último proceso de pena de muerte en España, Sahuquillo reveló cómo "Pablo VI llamó a Franco para pedir el indulto en septiembre de 1975, y Franco no se quiso poner".

"Él vio muy claro que la Iglesia tenía que jugar un papel de diálogo y apoyo a la democracia de la transición", señaló la experta, quien asumió cómo "en España no se ha superado el conflicto de la Guerra Civil. Hay algunos que siguen anclados en el pasado, y que tampoco conocen el papel de Pablo VI en el diálogo y la democracia en España".

Finalmente, el teólogo Juan María Laboa quiso reivindicar la figura de Juan XXIII. "Sin Juan XXIII, no habría habido Concilio, ni habría sido elegido Montini". Pero precisó que, una vez elegido, fue un Papa histórico. También para España, aunque "los obispos no confiaron en Montini".

"Tarancón no era Suquía, ni Rouco. Y Pablo VI no era Juan Pablo II". "La Iglesia que hemos vivido con Pablo VI no es la Iglesia posterior", criticó, denunciando que la Iglesia española "es la única que ha tenido tres episcopados: los obispos de la Guerra Civil, el Episcopado de Montini y el Episcopado de Juan Pablo II". Ahí quedó Laboa, dejando una pregunta, que nadie hizo pero todos pensaron, en el aire: ¿Hay un episcopado español de Francisco?.

"¿Quiénes recharazon a Pablo VI? Los que se opusieron el Concilio. ¿Quiénes rechazan a Francisco? Los que rechazan el Concilio. El integrismo español está con una constancia absolutamente admirable rechazando el Concilio", culminó.

"Los que se oponen al Concilio y al Papa son los que quieren una Iglesia politizada y cautiva, tienen miedo a una Iglesia que salga al campo ella solita, sin el amparo o la tutela de ningún poder político, y proclamando el Evangelio en toda su vigencia y repercusiones", contestó Fernando Sebastián.


viernes, 21 de septiembre de 2018

Padre Pedro Pierre: ¡NO MÁS PENA DE MUERTE!


Padre Pedro Pierre

Es lo que proclamó el papa Francisco a principios del mes de agosto pasado, quitó del Catecismo católico que la pena de muerte era “admisible”. De esta manera el papa confirma lo que pedían numerosas asociaciones internacionales y lo que habían eliminado de sus Constituciones muchas naciones del planeta. Sobre todo el papa retoma el sentido de los Diez mandamientos de Moisés y más que todo “expresar esas novedades del Evangelio de Cristo”: “No mataras”… ‘ni con balas ni con hambre’, sin excepciones. La pena de muerte no soluciona los problemas sociales ni legales; los oculta.

El cambio es significativo. Por una parte quita toda justificación a la pena de muerte y a las guerras que practican todavía grandes Estados, como por ejemplo, Estados Unidos. Por otra modifica la afirmación del Catecismo católico publicado por el papa Juan Pablo 2°, donde se creía la doctrina intocable.

El papa Francisco denuncia la hipocresía y la perversidad de sistemas políticos donde, en un mismo país, “coexisten dos Estados paralelos: un Estado jurídico formal vigente en las regiones habitadas por los incluidos en el mercado. Otro es el estado de excepción que predomina en las periferias habitadas por los descartados y explotados (donde) el Estado tiene carta blanca para ejercer su brutalidad, practicar la tortura y la pena de muerte”.

Para justificar el cambio en la doctrina católica, el papa afirma que “la Palabra de Dios no puede ser conservada con naftalina, como si se tratara de una manta vieja que hay que proteger de la polilla. ¡No! La Palabra de Dios es una realidad dinámica, siempre viva, que progresa y crece porque tiende hacia un cumplimiento que los hombres no pueden detener”.

La exigencia de no matar incluye la de “no dejar morir” a millones de personas que tienen hambre o sed, que están enfermas o simplemente empobrecidas, ni a las que sufren las consecuencias mortales del negocio de la venta de armas o de la trata de seres humanos. 

Ahora, habrá que elegir entre ser asesinos o samaritanos.

martes, 4 de septiembre de 2018

Padre Pedro Pierre: UN PAUSA PARA RETOMAR VALOR


Padre Pedro Pierre

“¡Agárrese adónde pueda!”… Bien podría ser la frase del momento mundial con tantas guerras, tanta migración, tanta preocupación por el cambio climático, tanto caos que se cierne sobre América Latina. Sentimos que los problemas y las necesidades cotidianas nos llevan irresistiblemente adónde no queremos ir. Nos invade la impresión de ir sin rumbo, sin sentido y sin alegría.

Pero nace siempre en nosotros el deseo y el sueño de una vida mejor y feliz. La dureza de la vida nos limita mucho. Si no queremos hundirnos en el sinsentido y caer en la mediocridad y la desesperanza, tenemos que buscar la manera de controlar todo lo que hacemos. El camino para encontrarla está en el dar sentido a todo lo que hacemos. ¡Cuánta tristeza a veces se acumula en nuestra vida y cuánta tristeza vemos en los que nos rodean! Por eso es bueno de vez en cuando hacer una pausa y preguntarnos adónde voy, qué sentido tiene lo que hago. Los animales viven “a la buena de Dios”. Lo que nos diferencia de ellos es la conciencia que tenemos de nuestra existencia y de su sentido o sinsentido.

Dar sentido a la vida es decidir cómo vamos a vivir en vez de dejarnos llevar sin pensar, hacer como todos los demás, obedecer pulsiones y deseos del momento, seguir las últimas propagandas… Dar sentido a la vida es mirar cómo viven los que nos rodean y por qué son tristes o felices: la felicidad es la recompensa de nuestra lucha sobre uno mismo y todo lo que nos ocurre. Dar sentido es descubrir la manera propia de actuar según nuestras capacidades: cada uno somos únicos con nuestros talentos y nuestra vida no se debe parecer a la de nadie más que a nosotros, porque podemos construirnos humana y fraternalmente. Dar sentido a nuestra vida es preguntarnos en qué podemos ser útiles a los demás porque todos somos necesitados de los demás y dependientes unos de otros: los demás nos ayudan a vivir, crecer, amar, trabajar, salir adelante… Así llegaremos a ser humanos y sentirnos felices. Jesús nos repite como a sus discípulos: “¡No tengan miedo!”

sábado, 25 de agosto de 2018

Padre Pedro Pierre: EL COLIBRÍ QUE ‘HACÍA SU PARTE’

 
Padre Pedro Pierre
 
Se nos cuenta la historia de un colibrí que, frente a un incendio, hacía viaje sobre viaje para echar sobre las llamas 5 gotas de agua. “¡Ridículo!”, le dijo el pelícano. “Bueno, contestó el colibrí, yo hago mi parte”. “¿Y cómo así?”, le preguntó el pelícano. “Recuerdo siempre la última frase que mi padre dijo antes de morir: ‘Me voy feliz porque siempre he hecho mi parte´”, le contestó el colibrí. El pelícano se quedó un momento en silencio y luego alzó vuelo para lanzar con cada viaje 5 litros de agua sobre el incendio.
 
Esta historia nos puede servir para no andar desanimados, pesimistas, inactivos e infelices… porque no tenemos la impresión de no hacer nada que valga. Y nos pasamos la vida tristes y amargados. Esperamos que los demás hagan algo, o que alguien tome la iniciativa, o que el responsable tome decisiones, o que el gobierno cambie… Nos pasamos la vida cruzando los brazos o criticándolo todo, y las cosas van de mal en peor, porque los demás no hacen nada, nadie toma la iniciativa, los responsable no toman decisiones y el gobierno no cambia.
 
Pero sí, todos y cada uno de nosotras y nosotros podemos hacer algo, “nuestra parte” que puede ser poco o mucho, pero que es siempre algo, es decir, lo necesario porque así nos corresponde, a ejemplo del colibrí: ¡Cinco gotas de agra! ¿Ridículo, no? Pero suficiente para que el pelícano lleve a cada viaje 5 litros de agua… y que se aumente la cadena de que “cada uno haga su parte”, hasta que se logre apagar el incendio… porque así muchos incendios, comenzando por los más pequeños se pueden apagar. Recordemos lo que decía un tal Jesús: “El que dé un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, no quedará sin recompensa”. ¿Por qué no comenzamos haciendo nuestra parte aunque sea en asuntos muy pequeños? Eso nos hará felices y animará a otro a hacer su parte. Ya seremos 2 personas felices…

jueves, 23 de agosto de 2018

Leonardo Boff: Crisis política y desesperanza general


Leonardo Boff

Uno de los efectos perversos de nuestra crisis nacional es, sin duda, la desesperanza que está contaminando a la mayoría de las personas. Nace de la angustia de no ver ningún horizonte desde el cual podamos atisbar una solución salvadora. Emerge la sociedad del cansancio y de la pérdida de la alegría de vivir.

Son las consecuencias de la falta de sentido, de que todo continuará con la misma lógica, hecha de corrupción, de falsificación de noticias (fake news) y de la realidad, difamación generalizada, la dominación de los poderosos sobre las masas abandonadas a su destino.

Esta desolación proviene también de la percepción del futuro de nuestro mundo y de la humanidad, importa poco lo que pueda suceder. Bien lo observó el Papa Francisco en su encíclica “Sobre el cuidado de la Casa Común”: «las predicciones catastróficas no pueden subestimarse con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiadas ruinas, desiertos, basura. Dado que el estilo de vida actual es insostenible, sólo puede terminar en una catástrofe» (n. 161). Pero, ¿quién piensa en todo esto a no ser los que se mantienen al día acerca del discurso ecológico mundial?

Por lo tanto, además de las múltiples crisis que nos oprimen y nos hacen sufrir, tenemos esta sombría amenaza de naturaleza ecológica.

En este contexto, vuelven los pensamientos de molde nihilista, como los del Nobel de biología Jacques Monod: «Es superfluo buscar una sensación objetiva de la existencia, porque simplemente no existe. Los dioses están muertos, el hombre está solo en este mundo» (El Azar y la Necesidad, Vozes 1979, p. 108). O lo que el famoso C. Levy Strauss que tanto amaba a Brasil dejó escrito en sus admirables Tristes Trópicos (1955): «el mundo comenzó sin el ser humano y terminará sin él. Las instituciones y costumbres que he pasado toda mi vida en inventariar y comprender son una floración pasajera de una creación en relación a la cual no tienen sentido, a no ser, tal vez, el que permite a la humanidad desempeñar su papel» (n. 477).

¿Pero es que el ser humano no es lo inverso de un reloj? Éste funciona por sí mismo y continúa según sus mecanismos internos, pero el ser humano no es un reloj. Funciona correctamente cuando está en armonía permanente con el Todo lo que lo envuelve por todos los lados y lo sobrepasa. Por lo tanto, debemos dejar de lado todo antropocentrismo y asumir una lectura más holística del sentido de la vida.

El pensamiento del físico británico Freeman Dyson (*1923) es diferente: «Cuanto más examino el universo y los detalles de su arquitectura, más evidencia encuentro de que el universo sabía que un día, en el futuro, los seres humanos naceríamos» (Disturbing the Universe, 1979, p. 250). Casi con las mismas palabras lo dice el gran cosmólogo contemporáneo, Brian Swimme (The Universe Story, 1996, p. 84).

Las tradiciones espirituales y religiosas son un himno al sentido de la vida y del mundo. Por esto, el gran estudioso de las utopías, Ernst Bloch, en sus dos grandes volúmenes de El principio esperanza observaba: «donde hay religión, siempre hay esperanza».

La cuestión del sentido es inaplazable. Cito aquí al más crítico de los filósofos, Immanuel Kant: «Que el espíritu humano abandone definitivamente las cuestiones metafísicas (del sentido del ser y de la existencia) es tan poco probable como esperar que nosotros, para no respirar aire contaminado, dejemos de respirar de una vez por todas» (Prolegomena zu einer jede kunftigen Metaphysik, A 192, vol. 3, pp. 243).

Que el Cristo del Corcovado se haya escondido detrás de las nubes no significa que ha dejado de existir. Él está allí encima de la montaña, extendiendo sus brazos y bendiciendo a nuestra población sufrida.

En el Brasil de hoy debemos recuperar la esperanza de que el legado final de la presente crisis será la configuración de otro tipo de Estado, de política y de partidos, de justicia e incluso del destino mismo del país.

Termino con el profeta Jeremías, que vivió en el tiempo de la esclavitud de Babilonia bajo el rey Ciro. Los habitantes de Babilonia se burlaban de los judíos porque ya no cantaban sus canciones y, desanimados, colgaban sus instrumentos sobre las ramas de los sicómoros. Le preguntaron a Jeremías: «¿Tú tienes esperanza?», a lo que él respondió: «Tengo la esperanza de que el rey Ciro, con todo su poder, no podrá impedir que nazca el sol». Y yo añadiría: no podrá impedir el amor y los niños que de ahí nacerán y renovarán la especie humana.

Alimentamos una esperanza similar de que aquellos que han provocado esta crisis, que han roto la Constitución y no han seguido los dictados de la justicia, no prevalecerán. Saldremos purificados, más fuertes y con un mayor sentido del destino al que está llamado nuestro país, para beneficio de todos, empezando por los más pobres, y para toda la humanidad.

viernes, 3 de agosto de 2018

Padre Pedro Pierre: En el ojo del huracán


Padre Pedro Pierre

Me refiero a Nicaragua. Varios meses de enfrentamientos han dejado varios centenares de muertos y pocos signos de solución. Primero se puede decir que sorprendieron las votaciones su favor 3 veces seguidamente desde 2,006 por sus postura que distan mucho de la revolución sandinista de los años ’70: unión con el arzobispo Obando cardenal de la ‘Contrarrevolución’ apoyada y financiada por el gobierno de Estados Unidos, alianza con los partidos de derecha, escándalos sexuales por las acusaciones de su hija, su mujer vicepresidenta, sus políticas que van más en sentido capitalista que revolucionario, etc. Al mismo tiempo hay que reconocer ciertas políticas a favor de los sectores populares, su apoyo a los gobiernos progresistas de América Latina y su antiimperialismo norte americano.

Tal vez sea este último punto el que nos da la clave principal de los disturbios en el país: Vemos cómo el gobierno de Trump no admite gobiernos latinoamericanos que no se alinean totalmente con su ideología. Además los disturbios están decididamente apoyados por los grupos de derecha y ONG financiadas desde Estados Unidos. Hay seguramente una significativa oposición nacional al gobierno, porque el desempleo, sobre todo juvenil, está muy alto con la angustia que produce frente al futuro. Miremos también el caso de nuevas elecciones: En esta situación actual, ¿quiénes subirían al gobierno?

Bien se puede decir que nuestras democracias latinoamericanas no funcionan… sabiendo que favorecen prioritariamente a los grupos de derecha. Por eso que en Ecuador están volviendo a recuperar su poder económico a costa del empobrecimiento y marginación de los mayoritarios sectores populares. Nuestras democracias y su sistema educativo en definitiva impiden al pueblo en general a conocer sus derechos, formarse políticamente, organizarse para dar a conocer sus necesidades y decidir sobre los caminos adecuados para resolverlas. Por estas mismas razones estamos en Ecuador en lo que estamos.

Ya Jesús lo decía, como voz en el desierto hasta hoy: “Jesús los llamó y les dijo: "Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones actúan como dictadores, y los que ocupan cargos abusan de su autoridad. Pero no será así entre ustedes.”

miércoles, 1 de agosto de 2018

#JUSTICIASINANGOE: Decisión histórica a favor de los derechos colectivos a la consulta previa libre e informada para regular actividad minera





Lumbaqui (Sucumbíos), el 27 de julio 2018. En una decisión histórica y sentando precedentes para la lucha de los pueblos indígenas y la defensa de los derechos colectivos, el Juez Jorge Enrique Sacancela Cusi, de la Unidad Judicial Multicompetente del Cantón Gonzalo-Pizarro (Sucumbíos) ha sentenciado a favor de la comunidad A’I Cofan de Sinangoe y la Defensoria del Pueblo, declarando la vulneración del derecho a la consulta previa, libre e informada, establecido en el artículo 57. 7 de la Constitucón, y disponiendo la inmediata suspensión de todas las concesiones mineras otorgadas a la fecha, además de las que están en trámite, y que ocupan un total de 31.140 hectáreas aledañas al parque Nacional Cayambe Coca y al territorio de la comunidad; argumentando que de iniciarse acciones de prospección, exploración o explotación los derechos al agua, territorio y vida de la comunidad Ai Cofan de Sinangoe y de las comunidades ribereñas al Aguarico se verían gravemente comprometidas.

La acción de protección fue presentada por la Comunidad de Sinangoe y la Defensoría del Pueblo el pasado 12 de julio contra los ministerios de Minas y del Ambiente y las agencias

ARCOM y SENAGUA a causa del otorgamiento de manera inconsulta de concesiones mineras en la cabecera del Rio Aguarico.


“Hoy día la lucha de Sinangoe, la defensa de nuestro territorio, nuestros derechos y nuestra dignidad puede inspirar a otras comunidades indígenas que llevan luchas similares a través de la Amazonía y del país. Todos los pueblos tenemos el derecho a la consulta previa, al agua limpia y a un ambiente sano, pero para garantizar esos derechos, tenemos que luchar y seguir luchando siempre. Hoy ha sido una victoria para todos los habitantes de la cuenca del Rio Aguarico, de su dignidad y la esperanza para nuestros hijos” afirmó Mario Criollo, Presidente de la comunidad ancestral A’I Cofan de Sinangoe.

Jorge Acero, Delegado Provincial de la Defensoría del Pueblo manifestó que “el juez ha reconocido la obligación del Estado, en este caso del Ministerio de Minas de realizar la Consulta Previa libre e informada antes de otorgar concesiones mineras que puedan afectar al territorio de la comunidad”.

El Juez falló a favor de la comunidad, de sus derechos constitucionales a ser consultados, a la ancestralidad y la autodeterminación, pero también ha reconocido los derechos de la naturaleza. La justicia fallo a favor de la Vida. Las carteras de estado accionadas han reservado su derecho a la apelación; nosotros confiamos en que la justicia impartida seguirá primando y que los derechos de la comunidad y de miles de personas en la provincia que dependen del agua del rio Aguarico para su consumo humano, seguirán siendo protegidos.

Agradecemos todas las manifestaciones de solidaridad y apoyo con esta causa de parte de personas, organizaciones y comunidades.

Datos de contacto:

Jorge Acero González– Delegado de la Defensoría del Pueblo – jacero@dpe.gob.ec Mario Pablo Criollo - Presidente de la Comunidad A´I Cofán Sinangoe - 0991370756 Alex Lucitante - Defensor de Derechos Humanos - 0999469780

viernes, 27 de julio de 2018

Padre Pedro Pierre MÉXICO, SÍMBOLO DE RESISTENCIA


Padre Pedro Pierre

A contracorriente de muchos países de América Latina, los mexicanos han elegido un presidente de izquierda: situación que no deja de llamar la atención. México es un país de unos 120 millones de habitantes, con una superficie de casi 2 millones de kilómetros cuadrados. El narcotráfico ha penetrado todos los espacios de poder tanto locales como nacionales. En el primer trimestre de este año por la violencia generalizada murieron más de 7,600 personas, que serán 30,000 al fin del año…

Con las elecciones presidenciales, los mexicanos dijeron no a la violencia, la corrupción, el narcotráfico, la impunidad, los partidos de derecha y el tradicional partido ‘revolucionario’. Mientras muchos países latinoamericanos elegían gentes de derecha, México marca un pare y un camino de resistencia. En los países donde gobiernan estas derechas, vuelven a triunfar la violencia, la corrupción, la explotación laboral, la venalidad de la justicia, las manipulaciones en los medios de comunicación. Es el caso de Honduras, Paraguay, Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador. Al mismo tiempo no paran las manifestaciones, como ocurrió en nuestro país hace unos días. Más que resistencia es insurrección democrática y pacífica.

Además lo común que notamos es el apoyo del gobierno incondicional y financiero de Estados Unidos. Esto significa que ha vuelto la colonización imperial con la complicidad de las oligarquías y los gobiernos nacionales. Estados Unidos quiere seguir saqueando el continente y los banqueros locales beneficiarse de más privilegios y mayor enriquecimiento. Los sectores pobres y las clases medias son las víctimas de esta violencia estructural; por eso las protestas y las propuestas para asentar un cambio que devuelva la dignidad a los explotados.

Dice una pinta: “¡El cambio soy yo!” Esto significa que tenemos que vivir individual y colectivamente lo que exigimos a otros y al gobierno, porque si no, este nuestro país no cambiará nunca. “El árbol se reconoce a sus frutos” y un pueblo a sus actuaciones.

jueves, 26 de julio de 2018

Leonardo Boff: Con Trump nos esperan tiempos dramáticos


Leonardo Boff

La humanidad está bajo varias amenazas: la nuclear, la escasez de agua potable en vastas regiones del mundo, el creciente calentamiento global, las dramáticas consecuencias de la sobrecarga de los bienes y servicios naturales indispensables para la vida (the Earth Schoot Day).

A estas amenazas se añade otra no menos peligrosa, ya señalada por varios analistas mundiales como los premios Nobel Paul Krugman y Joseph Stiglizt. Recientemente un economista ítalo-argentino, Robeto Savio, co-fundador y director general del Inter Press Service (IPS), ahora emérito, escribió un artículo que nos debe hacer pensar, con el título: Trump vino para quedarse y cambiar el mundo (ALAI-América Latina en Movimiento de 20 de junio de 2018).

En él afirma que Trump no es una causa del nuevo desorden mundial. Es más bien un síntoma. El síntoma de tiempos en que los valores civilizatorios que daban cohesión a un pueblo y a las relaciones internacionales, quedan simplemente anulados. Lo que cuenta es el voluntarismo narcisista de un poderoso jefe de Estado, Trump, que en el lugar de estos valores colocó, pura y simplemente, el dinero y los negocios. Son éstos los que definitivamente cuentan. Lo demás son perfumerías dispensables para el dominio del mundo.

El America first debe ser interpretado como sólo América cuenta, y sus intereses mundiales. En nombre de este propósito, ya pre anunciado en su campaña, Trump rompió tratados comerciales con viejos aliados europeos, la Alianza del Transpacífico y abrió una arriesgada guerra comercial con su mayor rival a China, imponiendo recargos de importación de productos que suman miles de millones de dólares, además de cobrar tasas sobre el acero y otros productos a otros países como Brasil.

Es propio de figuras autoritarias y narcisistas hacer de menos a las legislaciones. Cuando les conviene, pasan por encima de ellas, sin dar mayores razones. Para Trump vale más la invención de «una verdad» que la verdad factual misma. Las fakenews son un recurso presente en sus twitters. Según Fact Schecker, desde que asumió la presidencia, ha dicho unas 3.000 mentiras. La verdad y la mentira valen para él en la medida que respaldan sus intereses. Curiosamente, venció los principales pleitos, y tiene la aprobación del 44% de la opinión pública, y del 82% de aprobación del Partido Republicano.

No tolera críticas, y se cercó si asesores súcubos que le dicen para todo «sí», bajo el riesgo de ser, si no, despedidos sumariamente.

Si es reelegido –lo que no es improbable–, el estilo de gobierno y la negación de toda ética pueden tornarse irreversibles. No olvidemos que Hitler y Mussolini también fueron elegidos y crearon sus mentiras, vendidas como «verdades» todo un pueblo. Podemos estar frente a un mundo marcado por la xenofobia, por la exclusión de miles y miles de inmigrantes y refugiados, por la afirmación excesiva de los valores nacionales en desprecio de los valores de los otros.

Tales actitudes, transformadas en políticas oficiales, pueden ser fuente de graves conflictos, cuyo «crecimiento» puede incluso amenazar a la especie humana. Cerca de 1300 psicoanalistas y psiquiatras norteamericanas denunciaron desvíos psicológicos graves en la personalidad de Trump.

Cómo será el destino de la humanidad, puesta en manos de un narcisista de este tipo, cuyo paralelo sólo se encuentra en Nerón, que se divertía asistiendo al incendio de Roma, con la diferencia de que ahora no se trata de un incendio cualquiera, sino del incendio de la entera Casa Común. Como es imprevisible y a toda hora puede cambiar de posición, nos preguntamos, entre asustados y aterrorizados, cuáles serán sus próximos pasos.

Que Dios, que se anunció como «el apasionado amante de la vida» (Sabiduría 11,24) nos libre de las tragedias que pueden ocurrir, dada la irracionalidad de alguien que anuncia «un solo mundo y un solo imperio» (el imperio norteamericano).

viernes, 20 de julio de 2018

Padre Pedro Pierre: ¿EN CUÁL TRINCHERA ESTÁS?


Padre Pedro Pierre

La historia de cada país está atravesada, según la época, por corrientes políticas definidas. América Latina, después de la colonización española, ha sido dominada mayoritariamente por gobiernos capitalistas que no han sido más que la continuidad colonialista. Una muy minoría de ricos ha gobernado en función sus intereses financieros.

Pero ciertas épocas han sido llamadas revolucionarios porque se buscó sacudir este yugo opresor. En Ecuador estas épocas han sido tres: la revolución alfarista, la revolución juliana y, recientemente, la revolución ciudadana. Sin embargo, la corriente capitalista ha logrado restablecerse. Es lo que está sucediendo en este momento en nuestro país, como fue el caso en la mayoría de los países latinoamericanos. Los únicos países que se mantienen en una línea revolucionaria son Cuba, Venezuela y Bolivia. Estos siguen duramente castigados por los países capitalistas hegemónicos como son Estados Unidos y Europa.

Desde unos 50 años varios de nuestros países, además de Cuba y Venezuela, lograron experiencias revolucionarias: la más significativa fue la de Nicaragua donde la participación los cristianos fue significativa. Otros países que lo intentaron fueron Chile, la Isla Granada, Honduras, Paraguay, Argentina, Brasil, Uruguay y Ecuador. En todos estos países, la jerarquía católica, salvo pocas excepciones, estuvo contraria a los gobiernos revolucionarios, a pesar de que lograron grandes avances a favor de los sectores pobres.

Actualmente los ciudadanos ecuatorianos estamos ubicados aunque no lo queramos reconocer: o estamos a favor de la restauración capitalista o estamos a favor del perfeccionamiento de la revolución ciudadana o nos consideramos indiferentes o sin opción política. En este último caso no es más que complicidad con la restauración capitalista. Los cristianos a quienes Jesús invitó a ser “sal, luz y fermento” a partir de nuestra solidaridad con los pobres, también hemos optado. Para todos la pregunta es: ¿Cuál es nuestra trinchera para construir desde allí un país más justo e igualitario?