MONS. GONZALO LOPEZ M.

MONS. GONZALO LOPEZ M.

lunes, 18 de junio de 2018

Leonardo Boff: La crisis brasileña a la luz de la teoría de caos


Leonardo Boff 

Hace ya bastantes años, científicos provenientes de las ciencias de la vida y del universo comenzaron a trabajar con la categoría del caos. Inicialmente también Einstein participaba de la visión de que el universo era estático y regulado por leyes deterministas. Pero siempre escapaban algunos elementos que no se dejaban encuadrar en este esquema. Para armonizar la teoría, Einstein creó el "principio cosmológico", del que más tarde se arrepentiría mucho, porque no explicaba nada, pero mantenía la teoría estándar del universo lineal inalterado. Con el advenimiento de la nueva cosmología cambió completamente de idea y empezó a entender el mundo como un proceso ininterrumpido de mutación y autocreación.

Todo comenzó con la observación de fenómenos aleatorios, como la formación de las nubes, y particularmente lo que se vino a llamar el «efecto mariposa» (pequeñas modificaciones iniciales, como el revoloteo de las alas de una mariposa en Brasil, puede provocar una tempestad en Nueva York), y la constatación de la creciente complejidad que está en la raíz de la emergencia de formas de vida cada vez más altas (cf. J. Gleick, «Caos: creación de una nueva ciencia», 1989).

El sentido es éste: detrás del caos presente se esconden dimensiones de orden. Y viceversa, detrás del orden se esconden dimensiones de caos. Ilya Progrine (1917-2003), premio Nobel de Química en 1977, estudió particularmente las condiciones que permiten el surgimiento de la vida. Según este gran científico, siempre que exista un sistema abierto, haya una situación de caos (lejos del equilibrio) y esté en vigor una no linealidad, es la conectividad entre las partes que la genera un nuevo orden vital (cf. Order out of Chaos, 1984).

Este proceso conoce bifurcaciones y fluctuaciones. Por eso el orden nunca se da a priori. Depende de varios factores que lo llevan a una dirección o a otra.

Hemos hecho toda esta reflexión sumarísima (requeriría muchas páginas) para ayudarnos a entender mejor la crisis brasileña. Inevitablemente vivimos en una situación de completo caos. Nadie puede decir a dónde vamos. Hay varias bifurcaciones. Cabrá a los actores sociales determinar una bifurcación que no represente la continuidad del pasado que creó el caos. Sabemos que hay oculto dentro de él un orden más alta y mejor. ¿Quién va a desentrañarlo y hacer superar el caos?

Aquí se trata, en mi modo de leer la crisis, de liquidar el perverso legado de la Casa Grande, traducida por el rentismo y por los pocos milmillonarios que controlan gran parte de nuestras finanzas. Éstos son el mayor obstáculo para la superación de la crisis. Antes bien, ellos ganan con ella. No ofrecen ninguna subvención para superarla. Y tienen aliados fuertes, comenzando por el actual ocupante de la Presidencia y parte del Poder Judicial, poco sensible a la cruel injusticia social y a su superación histórica.

Necesitamos constituir un frente amplio de fuerzas progresistas enemigas de la neocolonización del país para desentrañar el nuevo orden, ausente en el caos actual, pero que quiere nacer. Tenemos que hacer ese parto aunque sea doloroso. En caso contrario, continuaremos rehenes y víctimas de aquellos que siempre pensaron corporativamente sólo en sí, de espaldas y –como ahora– contra el pueblo.

El caos nunca es sólo caótico. Es generador de nuevo orden. El universo se originó de un tremendo caos inicial (la gran explosión). La evolución se hizo y se hace para colocar orden en este caos. Debemos imitar el universo y construir un nuevo orden que sea inclusivo de todos, a partir de los últimos.

martes, 12 de junio de 2018

Padre Pedro Pierre: SANTIDAD AL ALCANCE DE TODOS


Padre Pedro Pierre

“¡Estén felices!”, tal podría ser la traducción del título de la última carta pastoral del papa Francisco sobra “La santidad en el mundo actual”. Personalmente resumiría la temática diciendo que “la santidad es hacer felices a los demás, más particularmente a los pobres y necesitados”. La carta del papa está llena de referencia evangélica: eso nos hace bien, porque la Buena Nueva de Jesús tiene también estas características: Podemos ser felices; debemos ser felices porque eso es nuestro destino. Pero tantos enemigos anidan en nosotros y nuestro alrededor que preferimos muchas veces escuchar falsos ‘cantos de sirenas’ y nos dejamos engañar por placeres fáciles, inmediatos, fugitivos y a la final destructores de la verdadera felicidad.

El papa Francisco nos orienta con dos textos fundamentales del mensaje de Jesús: el programa de vida de las ‘Bienaventuranzas’ y la parábola tajante del juicio final. Las Bienaventuranzas que conforman el corazón del mensaje de Jesús, nos dibujan los verdaderos caminos de la felicidad: “¡Fuera de los pobres no hay salvación!” repetía monseñor Romero; “¡la Verdad, Pilato, es estar del lado de los pobres!”… frases que nos describen quién fue Jesús y cuál es el esencial de su mensaje. La fraternidad es el camino de la santidad, comenzando por las y los que más la necesitan. Pero preferimos el individualismo, la indiferencia, la chismografía, el consumismo, el desprecio, el racismo… y la felicidad se nos aleja…

La parábola del juicio final es de las más claras: “He tenido hambre y sed, estuve desnudo y sin casa, enfermo y encarcelado; y me ayudaste o no me ayudaste… porque cada que lo has hecho o no la has hecho, lo estaba haciendo o no lo estaba haciendo conmigo mismo”, o sea, a Jesús. Claro, preferimos desviar el ojo y el oído. Y nuevamente se nos escapa la felicidad.

La santidad, la felicidad o la salvación, sí están al alcance de la mano, si así lo queremos. “¡Estén felices!”… ‘haciendo felices a los demás’, nos repite el papa…

lunes, 4 de junio de 2018

Leonardo Boff: La flecha de la evolución no es el ser humano, sino la Vida


Leonardo Boff

En la comprensión de los grandes cosmólogos que estudian el proceso de la cosmogénesis y de la biogénesis, la culminación de este proceso no se realiza en el ser humano. La gran emergencia es la vida en su inmensa diversidad y aquello que le pertenece esencialmente que es el cuidado. Sin el cuidado necesario ninguna forma de vida subsistirá (cf. Boff, L., El cuidado necesario, 2012).

Es imperioso enfatizar que la culminación del proceso cosmogénico no se concreta en el antropocentrismo, como si el ser humano fuese el centro de todo, y los demás seres sólo tuvieran significado cuando se ordenan a él y a su uso y disfrute. El mayor evento de la evolución es la irrupción de la Vida en todas sus formas, también en la forma humana.

Los biólogos describen las condiciones dentro de las cuales surgió la Vida, a partir de un alto grado de complejidad, y cómo cuando esta complejidad se encuentra fuera de su equilibrio, impera el caos. Pero el caos no es sólo caótico; es también generativo. Genera nuevos órdenes y otras varias complejidades.

Los científicos no saben definir lo que es la Vida. Ella es la emergencia más sorprendente y misteriosa de todo el proceso cosmogénico. La vida humana es un subcapítulo del capítulo de la Vida. Es necesario enfatizar: la centralidad le corresponde a la Vida. A ella se ordena la infraestructura físico-química y ecológica de la evolución, que permite la inmensa biodiversidad, y dentro de ella, la vida humana, consciente, hablante y cuidante.

La vida es entendida aquí como autoorganización de la materia en altísimo grado de interacción con el universo y con todo lo que la rodea. Cosmólogos y biólogos sostienen la vida como la suprema expresión de la “Fuente Originaria de todo ser”, que para nosotros es otro nombre, el más adecuado, para Dios. La Vida no viene de afuera, sino que emerge del núcleo del proceso cosmogónico mismo, al alcanzar un altísimo grado de complejidad.

El premio Nobel de biología, Christian de Duve, llega a afirmar que cuando ocurre tal nivel de complejidad en cualquier lugar del universo, la vida emerge como imperativo cósmico (Polvo vital, 1997). En ese sentido el universo está repleto de vida.

La vida muestra una unidad sagrada en la diversidad de sus manifestaciones, pues todos los seres vivos portan el mismo código genético de base, que son los 20 aminoácidos y las cuatro bases fosfatadas, lo que nos hace a todos los seres vivos parientes unos de otros. Cuidar de la Vida, hacer que se expanda, entrar en comunión y sinergia con toda la cadena de vida y celebrar la Vida: es el sentido de vivir de los seres humanos sobre la Tierra, entendida también como Gaia, superorganismo vivo, y nosotros, los humanos, como la porción de Gaia que siente, piensa, ama, habla y venera.

La centralidad de la Vida implica en concreto asegurar los medios de vida como: alimentación, salud, trabajo, vivienda, seguridad, educación y ocio. Si extendiésemos a toda la humanidad los avances de la tecnociencia ya alcanzados, tendríamos los medios para que todos gozasen de los servicios de calidad a los que solamente sectores privilegiados y opulentos tienen acceso hoy.

Hasta ahora el saber ha sido entendido como poder al servicio de la acumulación de individuos o de grupos que crean desigualdades, por lo tanto, al servicio del sistema imperante, injusto e inhumano. Postulamos un poder al servicio de la Vida y de los cambios necesarios exigidos por ella. ¿Por qué no hacer una moratoria de la investigación y de la invención, a favor de la democratización del saber y de las invenciones ya acumuladas por la civilización, para beneficiar a los millones y millones desposeídos de la humanidad?

Este es el gran desafío para el siglo XXI. O nos autodestruimos, pues hemos construido ya los medios para ello, o empezamos finalmente a crear una sociedad verdaderamente justa y fraternal, junto con toda la Comunidad de la Vida.

lunes, 28 de mayo de 2018

El Papa, a los obispos italianos: "Es un contratestimonio y un escándalo hablar de pobreza y llevar una vida de lujo"


José M. Vidal

Francisco se reunió con los obispos italianos en el Aula del Sínodo, para presidir la apertura de la asamblea general de la Conferencia episcopal italiana. Y compartió con ellos tres preocupaciones: la crisis vocacional, la necesidad de fusionar diócesis en Italia, asi como el deber de evitar el lujo, dejar de vivir como "faraones" y caminar por el sendero de la pobreza y la transparencia. Porque, como decía San Ignacio, "la pobreza es madre y muro".

Saludo del cardenal Gualberti: "Quereos decirle que esta tarde está usted en su casa, no sólo porque estmos en el Vaticano, sino porqu enosotros le sentimos padre, hrmano yamigo".

"Gracias por el don de los cardenales que hizo a la Iglesia: Angelo de Donatis, Petrocchi y Becciu. Gracias de verdad".


Algunas frases del discurso del Papa

"Bienvenidos al Vaticano"

"La Virgen nos acompaña como madre"

"Santa madre Iglesia jerárquica, le gustaba decir a San Ignacio"

"Que la Virgen nos ayude a que la Iglesia sea madre y nuestra alma, tambén"

"Quiero compartir con vosotros lo que me preocupa, pero no para tirarles de las orejas"

"No es pecado criticar al Papa"

"Lo primero que me preocupa es la crisis de la vocaciones...hemorragia de las vocaciones"

"Es el fruto envenenado de la cultura de lo provisional..."

"¿Cuántos seminarios se cerrarán en los próximos años por la falta de vocaciones?"

"Esterilidad vocacional sin encontrar remedios eficaces"

"Propongo compartir los sacerdotes fidei doum entre las diócesis italianas"

"Piénsenlo, una creatividad bella y fidei donum dentro de Italia"
 

"Segunda preocupación: pobreza evangélica y transparencia"

"Como jesuita, aprendí aque la pobreza es madre y es muro de la vida apostólica"

"Sin pobreza no hay celo apostólico ni servicio a los demás"

"El que cree no puede hablar de pobrza y vivir como un faraón"

"Es un contratestimonio y un escándalo hablar de pobreza y llevar una vida de lujo"

"Tenemos el deber de gestionar con ejemplaridad y con reglas claras"

"Uno de vosotros nunca invita a cenar o a comer, si no es pagando con su propio dinero"

"Soy consciente de que la CEI hizo un buen camino en la vía de la pobreza y de la transparencia"

"La tercera preocupación es la reducción de las diócesis"

"Hay diócesis que se pueden unificar"

"Se trata de una exigencia pastoral"

"Pablo VI habló del excesivo número de diócesis en Italia"

"Llegó la hora de activar esto rápidamente"

"Éstas son mis tres preocupaciones"

"Ahora, les dejo la palabra y les agradezco la parresía"


sábado, 26 de mayo de 2018

El Papa proclama: "La Iglesia es femenina, es madre" y no puede ser "una Iglesia de solterones"


Vatican News

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre, en la primera memoria de la Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia, recordó que la primera virtud de una mamá es la ternura.

"La Iglesia es femenina", "es madre" y cuando falta este rasgo que la identifica se convierte "en una asociación de beneficencia o en un equipo de fútbol". En cambio, cuando "es una Iglesia masculina", se convierte, tristemente, "en una Iglesia de solterones", "incapaces de amor, incapaces de fecundidad".

Es la reflexión que ofreció el Pontífice esta mañana en concomitancia con la memoria litúrgica del día que se celebra, por primera vez, tras la publicación - del pasado 3 de marzo - del Decreto "Ecclesia Mater" de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

En efecto, por voluntad del mismo Pontífice, esta fiesta se celebra el lunes después de Pentecostés, para "favorecer el crecimiento del sentido materno de la Iglesia en los pastores, en los religiosos y en los fieles, junto a la genuina piedad mariana".

El carácter "maternal" de María

En su homilía, el Papa Bergoglio precisó que María, en los Evangelios, suele ser indicada como "Madre de Jesús", y no como "la Señora" o "la viuda de José". Y esto porque su carácter maternal recorre todas las Sagradas Escrituras, desde la Anunciación hasta el fin. Una especificidad que han comprendido desde el principio los Padres de la Iglesia. Sí, porque se trata de una dote que alcanza y rodea a la Iglesia.

"La Iglesia es femenina, porque es ‘iglesia, ‘esposa': es femenina. Y es madre, da a la luz. Esposa y madre. Y los Padres van más allá y dicen: ‘También tu alma es esposa de Cristo y madre'. Y en esta actitud que viene de María, que es Madre de la Iglesia; de esta actitud podemos comprender esta dimensión femenina de la Iglesia que cuando falta, hace que la Iglesia pierda su verdadera identidad y se convierta en una asociación de beneficencia o en un equipo de fútbol, o en cualquier cosa, pero no en la Iglesia".


No a una Iglesia de solterones

Sólo una Iglesia femenina podrá tener "actitudes de fecundidad" según las intenciones de Dios, que "ha querido nacer de una mujer para enseñarnos este camino de mujer".

"Lo importante es que la Iglesia sea mujer, que tenga esta actitud de esposa y de madre. Cuando olvidamos esto, es una Iglesia masculina, sin esta dimensión, y tristemente se convierte en una Iglesia de solterones, que viven en este aislamiento, incapaces de amor, incapaces de fecundidad. Sin la mujer la Iglesia no va adelante, porque ella es mujer. Y esta actitud de mujer le viene de María, porque Jesús así lo ha querido".

La ternura de una mamá

La virtud que más distingue a una mujer - reafirmó Francisco - es la ternura, como María que "dio a la luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo puso en un pesebre". Y añadió que ocuparse, con docilidad y humildad, son las cualidades fuertes de las mamás.

"Una Iglesia que es madre va por el camino de la ternura. Conoce el lenguaje de tanta sabiduría de las caricias, del silencio, de la mirada que sabe de compasión, que sabe de silencio. Y, asimismo, un alma, una persona que vive esta pertenencia a la Iglesia, sabiendo que también es madre debe ir por el mismo camino: una persona dócil, tierna, sonriente y llena de amor".

viernes, 25 de mayo de 2018

Padre Pedro Pierre: PALESTINA VIOLENTADA ¡ADELANTE!


Padre Pedro Pierre

¿Hasta cuándo vamos a tener que seguir contando los muertos por decenas a manos de los israelíes, ahora con el apoyo descarado de Trump? ¿Hasta cuándo la sinvergüenza e indiferencia cómplice de los gringos van a obligarnos a soportar un presidente enfermo de racismo y sediento de sangre que hace del mundo su campo de batalla donde mueren millones de pobres?

Palestina amiga, ¡qué dolor por estos 70 años de invasión israelí con la complicidad silenciosa de los países europeos! Palestina querida, no en vano estás luchando por tu dignidad contra al fascismo nazi. Palestina valiente, Yahvé tu Dios nunca ha permitido que te arrodilles delante de nadie porque el Dios de los pobres se ha encarnado en tu carne y tus sangres derramadas: librador de tu esclavitud en Egipto, protector para que atravieses el desierto del Sinaí, acompañador en tiempo de los Jueces, protector para conformar el Reino de David, fiel mediante los profetas en tiempos de reyes corrompidos, paciente para construir en el destierro un pueblo abierto a todas las naciones, rebelde con los sabios y los guerrilleros Macabeos para enfrentar las invasiones griegas y romanas, encarnado en un carpintero pobre de Nazaret para desvelar tu amor de ‘Madre paternal y Padre maternal’ que nos llamó a la fraternidad sin fronteras.

Palestina milenaria que nunca abandonaste tu tierra: Ella es tu identidad, tu grandeza y la garantía que va a seguir siendo tuya. Tierra de más de 3,000 años de herencia indefectible. Nadie te va a quitar el suelo que te vio nacer, crecer, amar y luchar, ni la violencia de las armas, ni el orgullo asesinos de los que te traicionan y te matan sin piedad. ¿Quién te podrá separar del amor milenario de Yahvé? Por eso escribió san Pablo: “El pagará a cada uno de acuerdo con sus obras. Dará vida eterna a quien haya seguido el camino del honor, siendo constante en hacer el bien; y en cambio habrá sentencia de reprobación para quienes no han seguido la verdad, sino más bien la injusticia.”

miércoles, 23 de mayo de 2018

Leonardo Boff: Encuentro con Lula en la prisión: espiritualidad y política


Leonardo Boff

El 7 de mayo se cumplieron 30 días de prisión del ex presidente Lula. Se le concedió por primera vez recibir la visita de amigos. Tuve el honor de ser el primero en encontrarlo, por la amistad de más de 30 años y por la comunión en la misma Causa: la Liberación de los empobrecidos, y también para reforzar la dimensión espiritual de la vida. Cumplí el precepto evangélico: "estaba preso y me visitaste".

Lo encontré como lo conocemos fuera de la prisión: cara, pelo y barba... sólo algo más delgado. Los que querían verlo rabioso y deprimido, deben estar decepcionados. Está lleno de ánimo y de esperanza. La celda es una amplia habitación, muy limpia, con armarios empotrados, baño y ducha en una zona cerrada. La impresión es buena, aunque viva en una celda de aislamiento, pues, a excepción de los abogados y de los hijos, sólo puede hablar con el guardián, de origen ucraniano, gentil y atento, que se ha vuelto un admirador de Lula. Le trae las bandejas de la comida, más cálidas o más frías, y café siempre que lo solicite. Lula no acepta ningún alimento que los hijos le traen, porque quiere alimentarse como los demás presos, sin ningún privilegio. Tiene su tiempo de tomar el sol. Pero últimamente, mientras lo hace, aparecen drones sobre el espacio. Por precaución Lula se va pronto entonces, pues no se sabe cuál es el propósito de estos drones, si fotografiarlo o, quizá, algo más siniestro.

Lo importante fue nuestra conversación sobre espiritualidad, en medio de comentarios sobre política... Lula es un hombre religioso, pero de la religiosidad popular, para la cual Dios es una evidencia existencial. Lo encontré leyendo un libro mío, El Señor es mi pastor, (de la editorial Voces) un comentario del famoso salmo 23, el más leído de los salmos, también por otras religiones. Se sentía fortificado y confirmado, pues la Biblia generalmente critica a los pastores políticos y exalta a los que cuidan de los pobres, de los huérfanos y de las viudas. Lula se siente en esta línea, con sus políticas sociales que beneficiaron a tantos millones. No acepta la crítica de "populista"; dice: "Yo soy pueblo y he venido del pueblo, y oriento la política, lo más que puedo, hacia el pueblo".

En la cabecera de la cama hay un crucifijo. Aprovecha el tiempo de reclusión estricta para reflexionar, meditar, revisar tantas cosas de su vida y profundizar las convicciones fundamentales que dan sentido a su acción política, lo que su madre Lindu (que la siente como un ángel protector e inspirador) siempre le repetía: siempre ser honesto, y luchar, y luchar de nuevo. Ve en eso el sentido de su vida personal y política: luchar para que haya vida digna para todos y no sólo para algunos, a costa de los demás. La grandeza de un político se mide por la grandeza de su Causa, me dijo, enfáticamente. Y la Causa tiene que ser producir vida para todos, comenzando por los que menos vida tienen. En función de eso, no acepta derrotas definitivas. Ni quiere caer de pie. Lo que no quiere es caer. Sino mantenerse fiel a su propósito de base, y hacer de la política el gran instrumento para ordenar la vida en justicia y paz para todos, particularmente a los que viven en el infierno del hambre y de la miseria.

Este sueño tiene una grandeza ética y espiritual innegable. Es a la luz de estas convicciones como se mantiene tranquilo, pues dice y repite que vive de esta verdad interior, que posee fuerza propia, y que quedará al descubierto un día. "Sólo quiero- comentaba- que sea después de mi muerte, pero aún en mi tiempo de vida". Se indigna profundamente por las mentiras que divulgan contra él y sobre ellas montan el proceso del tríplex. Se pregunta, "¿cómo pueden las personas mentir conscientemente y poder dormir en paz? Hace un desafío al juez Sergio Moro: "presénteme una sola prueba, de que soy dueño del tríplex de Guarujá; si me la presenta, renunciaré a la candidatura a la Presidencia".

Me recomendó que pasara ese mensaje a la prensa y a los que están en el campamento: "Soy candidato. Quiero llevar adelante el rescate de los pobres y hacer de las políticas sociales en favor de ellos, políticas de Estado, y que los costos -que son inversión-, entren en los presupuestos de la Unión. Voy a radicalizar estas políticas para los pobres, junto a los pobres, y a dignificar nuestro país".

La meditación le hizo entender que esta prisión tiene un significado que le trasciende a él, a mí, y a las disputas políticas. Debe ser el mismo precio que Gandhi y Mandela pagaron, con prisiones y persecuciones, para alcanzar lo que alcanzaron. "Eso creo, y espero -me dijo- que es eso lo que estoy pasando ahora".

Yo que entré para animarlo, salí animado. Espero que otros también se animen y griten el "¡Lula libre!", contra una Justicia que no se muestra justa.

jueves, 10 de mayo de 2018

Padre Pedro Pierre: LA FRONTERA DE LA DISCORDIA


Padre Pedro Pierre

¿A qué nos hemos metido en la frontera? El asunto no es sencillo, como tampoco será sencillo salirse correctamente de este atolladero. Según lo que se puede comprender es que esta zona de la frontera esmeraldeña era el paso de grandes cantidades de drogas hacia el océano Pacífico. Parece que ni las fuerzas armadas, ni la policía, ni el gobierno no midieron adecuadamente ni el tráfico de drogas ni el poder del tal Guacho ni el secuestro de los periodistas de El Comercio, actuando apresuradamente y tal vez equivocadamente.

La desinformación sobre estos asuntos es campante y las informaciones de las redes sociales añaden a la confusión general: no se sabe a quién creer… y los cadáveres de los 3 periodistas como la pareja secuestrada siguen sin saber dónde están. La alianza de los gobiernos ecuatoriano y colombiano contradice lo actuado desde los 50 años que estuvo actuando la guerrilla de las FARC. ¿Qué objetivo tiene la firma de un acuerdo entre el gobierno, la policía, las fuerzas armadas y las fuerzas de inteligencia norteamericanas, si sus numerosas bases militares en Colombia han sido ineficaces para combatir a las FARC y al contrabando de estupefacientes? ¿Por qué no se dedican a cerrar sus propias fronteras para que la droga no entre a Estados Unidos? ¿No será meter el zorro en el gallinero?

En una de sus parábolas, Jesús nos habla de ‘construir la casa sobre la roca y no sobre la arena, pues las fuertes lluvias y los grandes vientos acabarán con la casa: y todo fue un gran desastre’. ¿Cómo detener el gran desastre que se nos está viniendo encima? El gobierno tiene que andar con la verdad y prudencia necesarias, sino la confusión, la duda y la desconfianza seguirán creciendo. Tiene también que reconocer las falencias y rectificar las actuaciones defectuosas: se habla más de acciones de guerras que de paz. ¡Ojalá se desoigan las voces que presionen “apagar el fuego con gasolina”! afín de la paz sea fruto del diálogo, el consenso y la independencia.

martes, 8 de mayo de 2018

Un cura villero carga contra Macri por su "burla sistemática de los pobres"


Religión Digital
 
El teólogo y coordinador del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, Eduardo de la Serna, le envió una dura carta al presidente argentino Mauricio Macri por no haber tomado "ni una sola medida en favor del pueblo" y por enriquecerse junto con su entorno. En ese sentido, le preguntó: "¿Sería mucho pedirle que no hable? ¿Qué deje de burlarse de los pobres y de quienes estamos con ellos?".

"Usted deshonra su investidura no solamente por la burla sistemática de los pobres y las víctimas de este modelo que impone, sino por frases como 'no hay otro camino', 'a mí me duele tomar estas medidas' o humoradas semejantes", acusó el sacerdote.

"La desocupación en nuestras comunidades y barrios cada vez golpea más, las esperanzas de crecer se amputan con los cierres de planes como el progresar o el Conectar Igualdad, que nunca los cerraron, simplemente no los ejecutan", acusa en un tramo de la carta.

En ese sentido señala que "el tan mentado 'emprendedurismo' y la 'meritocracia' no funcionan en los barrios que no pueden poner una tiendita cuyas tarifas jamás podrán pagar, pero de todo esto usted no se entera, porque cuando vienen a 'timbrear' se aseguran antes de ir a los lugares apropiados, o se hacen acompañar por 'la Doce', que en un tiempo lejano, era popular".


La carta completa:

Señor presidente:

Me dirijo a usted con el respeto que merece su investidura. Una investidura que usted deshonra día a día, debo decirlo. No tengo la esperanza que usted me lea, y - por aquello del "peor sordo" - tampoco tengo esperanzas de que sepa usted leer.

Hace unos pocos años, cuando salió a la luz (tardíamente, por cierto, para que la noticia fuera pública después de las elecciones) el escándalo internacional de los "Panama papers" yo dije que debía usted renunciar. Según uno de los mediocres dizque periodistas que le hacen la corte, usted les preguntó a los obispos argentinos, que lo saludaron en esos días, quién era yo, y uno de ellos le dijo que era "un cura marginal". Debo comentarle que uno de los mejores, si no el mejor libro sobre la persona histórica de Jesús, se llama precisamente "Un judío marginal" con lo cual creo no merecer ese elogio episcopal que aparentemente me prodigaron.

Los que creemos en la democracia entendemos que se trata de un "gobierno del pueblo", que el pueblo se expresa en las urnas periódicamente y de ellas emanan algunos de los poderes de la República como el legislativo y el ejecutivo. Dejo de lado que cuando hubo intentos de que también el pueblo tuviera injerencia en el poder judicial éste lo vetó con una extraña argumentación que lo constituía literalmente en juez y parte.

Pero muchos de los que creemos en esa democracia no aceptamos que esta se limite simplemente a votar cada dos años mientras somos espectadores pasivos de lo que los elegidos hagan a su antojo. Especialmente cuando todo indica que fueron elegidos por decir que harían una cosa y luego hicieron absolutamente lo contrario. Sería una democracia muy absurda una en la que el pueblo no es parte. Debo decir que he hecho esfuerzos, e incluso consultado con compañeros y amigos y hasta ahora, en sus más de dos años de gobierno no hemos encontrado ni una, ¡ni una sola!, medida en favor del pueblo. Y entretanto, usted y los suyos (no me animaría a llamarlos amigos, ni siquiera usted lo hace ya que al referirse a "Nicky" lo llama "hermano de la vida") se enriquecen, se empoderan al tiempo que se burlan de todos con discursos absurdos o con slogans vacíos (algo que, debo reconocerlo, los caracteriza desde su fundación; vacíos como los globos).


Decía que usted deshonra su investidura no solamente por la burla sistemática de los pobres y las víctimas de este modelo que impone, sino por frases como "no hay otro camino", "a mí me duele tomar estas medidas" o humoradas semejantes. Todos sabemos, aunque a veces no lo recordemos, que sí hay otro camino, y que a usted no le duele nada tomarlas.

La desocupación en nuestras comunidades y barrios cada vez golpea más, las esperanzas de crecer se amputan con los cierres de planes como el progresar o el Conectar Igualdad, que nunca los cerraron, simplemente no los ejecutan (o ponen un radical para que lo haga, lo cual es lo mismo), el tan mentado "emprendedurismo" y la "meritocracia" no funcionan en los barrios que no pueden poner una tiendita cuyas tarifas jamás podrán pagar, pero de todo esto usted no se entera, porque cuando vienen a "timbrear" se aseguran antes de ir a los lugares apropiados, o se hacen acompañar por "la Doce", que en un tiempo lejano, era popular.

Y - claro - todo esto debidamente presentado en un packaging adecuado: sacan el pan de los comedores y lo presentan como "cuidar lo mejor para nuestros chicos", la inepta gobernadora ya no calza botitas para visitar inundados y goza del escudo que le significa que nadie le pregunte, o repregunte a sus absurdas respuestas, y hasta el jefe de gabinete, cuando tiene tiempo entre trolles y call centers nos dice que la gente no va a los mercados porque compra on line por internet, cosa que me interesaría saber en mi barrio y los vecinos cómo se podría hacer.

No pretendo que usted renuncie; debería importarle "el pueblo" (al que usted llamaba "gente"), no pretendo que tome medidas en favor de los pobres, no pretendo que deje de tener injerencia en el poder judicial, ya debidamente cooptado y obsecuente, en especial la que antes nos enorgullecía Corte Suprema (¿alguna vez en juez Rosenkrantz va a tener un fallo en favor de los pobres?).

Simplemente una cosa: ¿sería mucho pedirle que no hable? ¿Qué deje de burlarse de los pobres y de quienes estamos con ellos? Sé que me llamarán (los que lean esta carta y le den letra, por ejemplo) "populista", palabra polisémica si las hay ("polisémica" quiere decir que tiene variados sentidos o significantes, por si lo ignora), palabra vacua, marketinera y estigmatizante en boca de usted y los suyos.

No se preocupe, no se gaste, ya lo sé. Sólo me atrevo a pedirle un único gesto de respeto a los pobres que son víctimas de su gobierno. Pero sospecho que ni esto conseguiremos, a eso estamos resignados. Pero no nos resignamos a seguir luchando por la justicia, por la paz y por un gobierno para el pueblo (¡tan distinto del suyo!).

Me despido de usted con respeto.
- Bernal, 26 de abril de 2018
(RD/InfoNews)



viernes, 4 de mayo de 2018

Leonardo Boff: Estaba preso y les impediste venir a visitarme


Leonardo Boff

Hay una escena enormemente dramática en el evangelio de San Mateo cuando trata del Juicio Final, es decir, cuando se revela el destino último de cada ser humano. El Juez Supremo no preguntará a qué Iglesia o religión perteneció esa persona, si aceptó sus dogmas, cuántas veces frecuentó los ritos sagrados.

Ese Juez se volverá hacia los buenos y les dirá: “Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo, porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui peregrino y me acogisteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, estaba preso y vinisteis a verme... todas las veces que hicisteis esto a uno de mis hermanos y hermanas menores, a mí me lo hicisteis... y cuando dejasteis de hacerlo a uno de estos pequeños, a mí me lo dejasteis de hacer” (Mateo, 25,35-45).

En ese momento supremo son las prácticas hacia los sufridores de este mundo y no las prédicas las que cuentan. Si los hemos atendido, oiremos aquellas palabras benditas.

Esta experiencia fue vivida por el Premio Nobel de la Paz de 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel (1931), arquitecto y renombrado escultor, gran activista de los derechos humanos y de la cultura de la paz, además de ser profundamente religioso, y de apoyarme. Él pidió a las autoridades judiciales brasileñas permiso para visitar en la cárcel al expresidente Lula, amigo de muchos años.

Esquivel me llamó desde Argentina y en twitter está resumida la conversación en una especie de youtube. Iríamos juntos, pues yo había recibido también el llamado Nobel Alternativo de la Paz en 2001 (The Right Livelihood) del Parlamento sueco. Pero le adelanté que mi visita era para cumplir el precepto evangélico de “visitar a quien está encarcelado” además de abrazar al amigo de más de 30 años. Quería reforzarle la tranquilidad del alma que mantuvo siempre. Poco antes de ser arrestado me confesó: mi alma está serena porque no me acusa de nada; me siento portador de la verdad que posee una fuerza propia y a su debido tiempo se manifestará.

Esquivel y yo llegamos a Curitiba en horarios diferentes el día 18 de abril. Fuimos directamente al gran auditorio de la Universidad Federal de Paraná repleta de gente, para un debate sobre democracia, derechos humanos y la crisis brasileña que había culminado con la prisión de Lula. Allí estaban autoridades universitarias, el exministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, representantes de Argentina, Chile, Paraguay, Suecia y otros países. Alternadamente se cantaban bellísimas canciones latinoamericanas especialmente en la voz sonora de la actriz y cantora Leticia Sabatella. Los afrodescendientes danzaron y cantaron con sus trajes de bellos colores.

Hubo varios pronunciamientos. Como por arte de magia el desaliento general dio lugar a un aura de bienquerencia y de esperanza de que el golpe parlamentario, jurídico y mediático no podría dibujar ningún futuro para Brasil. Antes bien, se cerraría un ciclo de dominación de las élites del atraso para abrir el camino a una democracia venida de abajo, participativa y sostenible.

Antes de la sesión se nos había comunicado que la jueza Catalina Moura Lebbos, brazo derecho del juez Sérgio Moro, había prohibido la visita que queríamos hacer al ex presidente Lula.

Esta jueza no se dio cuenta del alto significado del que es portador un Premio Nobel de la Paz. Tiene el privilegio de recorrer el mundo, visitar prisiones y lugares de conflicto para promover el diálogo y la paz. Nos apoyamos en el documento de la ONU de 2015 que se ha convenido en llamar “Reglas de Mandela” que trata de la Prevención del crimen y la justicia criminal. En él se aborda también la parte de la visita a los encarcelados. Brasil fue uno de los más activos en la formulación de estas Reglas de Mandela, aunque no las observa en su territorio.

Pero de nada nos valió. La jueza Lebbos simplemente negó. Al día siguiente, el 19 de abril, llegamos al campamento en el que cientos de personas hacen vigilia junto al Departamento de Justicia Federal, donde Lula está preso. Le gritan “Buenos días, Lula”, “Lula libre” y otras palabras de ánimo y esperanza que él desde su cárcel puede escuchar perfectamente.

Había policías por todas partes. Intentamos hablar con el jefe para poder tener una audiencia con el Superintendente de la Policía Federal.

Siempre venía la (¿misma?) respuesta: no puede, son órdenes de arriba. Después de mucho insistir, con llamadas de teléfono que iban y venían, Pérez Esquivel consiguió una audiencia con el Superintendente. (Le) Explicó los motivos de la visita humanitaria y fraterna a un viejo y querido amigo. Por más que Pérez Esquivel argumentase e hiciera valer su título de Premio Nobel de la Paz, mundialmente reconocido y respetado, oía siempre la misma cantinela: No puede. Son órdenes de arriba.

Y así, cabizbajos, volvimos en medio del pueblo. Yo personalmente insistía en que mi visita era meramente espiritual. Le llevaba dos libros El Señor es mi pastor, nada me falta, un comentario minucioso que realmente alimenta la confianza. Y otro de nuestro mejor exégeta Carlos Mesters, La misión del pueblo que sufre, que describe el desamparo del pueblo hebreo en el exilio babilónico, cómo era consolado por los profetas Isaías y Jeremías y cómo a partir de ahí se fortaleció el sentido de su sufrimiento y su esperanza.

En el Departamento de la Policía Federal todo estaba prohibido. Ni siquiera estaba permitido enviar una nota al expresidente Lula.

En medio del pueblo hablaron varios representantes de los grupos, especialmente una pareja de Suecia que sostiene la candidatura de Lula al Premio Nobel de la Paz. Hablamos Pérez Esquivel y yo, reforzando la esperanza que finalmente es aquella energía poderosa que sostiene a los que luchan por la justicia y por otro tipo de democracia. Él anunció que había lanzado una campaña mundial para proponer a Lula como candidato al Premio Nobel de la Paz. Hay ya miles de firmantes en todo el mundo. Lula cumple todos los requisitos para ello, especialmente por sus políticas sociales que sacaron a millones de personas del hambre y de la miseria y por su empeño por la justicia social, base de la paz.

Hubo muchas entrevistas a medios de comunicación nacionales e internacionales. Algunas fotos del evento comenzaron a difundirse por el mundo y llegaba la solidaridad de muchos países y grupos.

Allí nos dimos cuenta de que efectivamente vivimos bajo un régimen de excepción en forma de un golpe blando que secuestra la libertad y niega derechos humanos fundamentales.

La pequeñez de espíritu de nuestros jueces del Lava Jato y la negación del derecho asegurado a un Premio Nobel de la Paz a visitar a su amigo encarcelado dentro de un espíritu de pura humanidad y de cálida solidaridad avergüenza a nuestro país. Sólo permite comprobar que efectivamente estamos bajo la lógica negadora de la democracia en un régimen de excepción.

Pero Brasil es mayor que su crisis. Purificados, saldremos mejores y orgullosos de nuestra resistencia, de nuestra indignación y del coraje de rescatar, a partir de las calles y de las elecciones, un Estado de derecho.

No olvidaremos jamás las palabras sagradas: “Yo estaba preso y tú les impediste venir a visitarme”.

lunes, 30 de abril de 2018

Padre Pedro Pierre: EL PROFETA ASESINADO


Padre Pedro Pierre

Es en este mes se recuerda en todos los continentes los 50 años el asesinato del pastor negro, Martín Luther King, el mayor profeta norteamericano. Tenía apenas 39 años. Su liderazgo y su muerte consiguieron, sin violencia, que en Estados Unidos los negros fueran reconocidos ciudadanos iguales a los blancos y que terminara -a lo menos se redujera significativamente en las leyes- la discriminación racial. Decía: “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”. Felizmente por esos años me habían regalado un de sus libros “La fuerza del amor” del que me quedó la siguiente afirmación: “El odio no suprime el odio. Sólo el amor lo logrará”.

En 1964 había sido honrado con el Premio Nobel de la Paz, por su defensa de sus hermanos de raza y su opción por la no violencia activa y colectiva. “La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve”. Ya en el 2006, en una conferencia pronunciada en la Universidad Howard (Washington) había afirmado: "Este país se fundó y está dirigido según un principio racista: Creemos en la superioridad blanca y en la inferioridad negra... más que en el propio Dios". En 1963, 6 años antes de su asesinato, había pronunciado en Washington, capital de los Estados Unidos, delante de 250,000 personas, su famoso discurso mundialmente conocido por su lema: “I have a dream”, o sea, “Tengo un sueño”.

“Tengo un sueño: que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad. Tengo un sueño: que un día incluso el estado de Mississippi, un estado sofocante por el calor de la injusticia, sofocante por el calor de la opresión, se transformará en un oasis de libertad y justicia… Ésta es nuestra esperanza.”

Comprometámonos con lo que solía repetir: “La protesta no violenta es la más eficaz de las armas de los oprimidos”.

domingo, 29 de abril de 2018

Carmelitas descalzas de Hondarribia, con la víctima de 'La Manada': "Hermana, yo sí te creo"


José M. Vidal

La Conferencia episcopal guarda silencio, los obispos callan y los curas enmudecen, ante la alarma social que prende en todo el país ante la sentencia del caso de 'La Manada'. Son las monjas de clausura de las Carmelitas e Hondarribia las únicas del universo religioso que, al menos por ahra, levantan la voz y se suman al clamor popular del 'Yo sí te creo', en defensa de la víctima.

En una nota publicada en Facebook, las monjas explican su forma de vida "con ropa hasta los tobillos", sin salir, sin fiestas, sin probar alcohol y con voto de castidad. Una vida que definen como "una opción que no nos hace mejores ni peores que nadie, aunque paradójicamente nos haga más libres y felices que muchas"

Las monjas de clausura aseguran que, precisamente por eso, por haber tomado una opción libre, defenderán siempre con todos los medios a su alcance "el derecho de todas las mujeres a hacer libremente lo contrario, sin que sean juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas por ello".

Una de las religiosa de esta congregación, la hermana Patricia, ha señalado, en declaraciones a Radio Euskadi que recoge Europa Press, que "no se puede aceptar que se cometa una atrocidad de éstas y la que sea juzgada, condenada y humillada públicamente sea la víctima".

Sobre la razón que le llevó a escribir este comentario, ha indicado que es uno de los medios que tienen a su alcance para expresar su solidaridad con "esa mujer en concreto y con todas las mujeres que tienen que pensárselo dos veces antes de cruzar una calle oscura, antes de ir solas a casa, que tienen que hacer planes para saber con quién vuelven, cuándo vuelven, cómo vuelven y que encima tienen que sentirse juzgadas y amenazadas por ello".


"Hay muchas cosas que nosotras tampoco sabemos, pero sí que pensábamos que desde nuestra posición, es una posición de alguna manera transversal, es importante decir: esto no es una reivindicación de una pocas, es una reivindicación de toda la sociedad, y nosotras que estamos aquí en clausura y que no salimos por la noche, también nos sentimos amenazadas y también nos sentimos implicadas en todo esto y en todo lo que atañe en el fondo a una injusticia", ha señalado.

En este sentido, ha dicho no entender la sentencia, que absuelve a los cinco acusados de un delito de agresión sexual, que es lo que cualquiera de ellas sienten "simplemente con escucharlo".

Asimismo, ha asegurado que también las monjas "forman parte de esto, en primer lugar por ser mujeres, y por todas las mujeres que nos rodean y nos importan, y simplemente por ser personas". "Esto no es una guerra entre hombres y mujeres. Esto es algo que no se puede admitir, no se puede aceptar que se cometa una atrocidad de éstas y la que sea jugada, condenada y humillada públicamente sea la víctima", ha concluido.

Este es le texto completo del comunicado de las Carmelitas de Hondarribia

'Nosotras vivimos en clausura, llevamos un hábito casi hasta los tobillos, no salimos de noche (más que a urgencias), no vamos a fiestas, no ingerimos alcohol y hemos hecho votos de castidad. Es una opción que no nos hace mejores ni peores que nadie, aunque paradójicamente nos haga más libres y felices que a muchas. Y porque es una opción LIBRE, defenderemos con todos los medios a nuestro alcance (este es uno) el derecho de todas las mujeres a hacer LIBREMENTE lo contrario sin que sean juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas por ello. HERMANA, YO SÍ TE CREO«.

 

viernes, 27 de abril de 2018

Leonardo Boff: Lula, el carismático líder servidor


Leonardo Boff

Toda sociedad refuerza su identidad a través de grandes símbolos que le hacen ganar nitidez y le indican una dirección. Esos símbolos se encuentran en los monumentos referenciales como el Cristo del Corcovado, o en una ciudad entera como Brasilia, o en las imágenes de los profetas de Aleijadinho, en las estatuas que adornan las plazas y otras. Los nombres de las calles reavivan la memoria de escritores, de poetas, de artistas, de figuras que permanecen en la conciencia colectiva. En el mundo político no se puede negar la predominancia de Getúlio Vargas, uno de los mayores líderes políticos de nuestra historia, que dio otro rumbo a Brasil y lo introdujo en el mundo moderno, beneficiando particularmente a la clase trabajadora.

En esta línea se sitúa la figura de Luiz Inácio Lula da Silva. Nadie puede negarle el carisma que tiene reconocido nacional e internacionalmente. Lo decisivo de su figura carismática es que proviene de las clases abandonadas por las élites que siempre ocuparon el Estado y elaboraron políticas que les beneficiaban a ellas, de espaldas al pueblo. Nunca tuvieron un proyecto para Brasil, sólo para sí mismas.

De repente, irrumpe Lula en el escenario político con la fuerza de un carisma excepcional, representando a las víctimas de la tragedia brasileña, marcada por una desigualdad-injusticia social de las mayores del mundo. Incluso teniendo que aceptar la lógica del mercado capitalista, perversa porque es excluyente y por eso antidemocrática por naturaleza, logró abrir brechas que beneficiaron a millones de brasileños, comenzando con el programa 'Hambre Cero' y siguiendo con otras varias políticas sociales.

Los que le critican de populista y asistencialista no saben lo que es el hambre, que Gandhi afirmaba que era "un insulto, porque humilla, deshumaniza y destruye el cuerpo y el espíritu; es la forma más asesina que existe". Siempre que se hace algo en beneficio de los más necesitados, surge la crítica de las élites adineradas y de sus aliados, de populismo y de asistencialismo cuando no de uso político de los pobres. Olvidan lo que es elemental en una sociedad mínimamente civilizada: la primera tarea del Estado es garantizar y cuidar la vida de su pueblo, y no dejarlo en la exclusión y en la miseria que hacen víctimas a sus niños y los hacen morir antes de tiempo. La ola de odio y de difamación que brota actualmente en el país nace del espíritu de los herederos de la Casa Grande: el desprecio que dedicaban a los esclavos lo han pasado a los pobres, a los negros, especialmente a las mujeres negras y a otras pobres.

Lula con sus proyectos de inclusión no sólo sació el hambre y atendió a otras necesidades de casi 40 millones de personas, sino que les devolvió lo más importante, que es la dignidad y la conciencia de que son ciudadanos e hijos e hijas de Dios.

El verdadero líder sirve a una Causa que más allá de él mismo. Como Presidente, Lula, hijo de la pobreza nordestina, se propuso que ningún brasilero tuviese que pasar hambre. Cuántas veces personalmente le oí decir que todo el sentido de su vida y de su política era dar centralidad a los pobres y arrancarlos del infierno de la miseria. Una vez, viniendo en coche con él desde São Bernando, al pasar por un lugar solitario, hizo parar el auto para confesarme: "muchas veces, saliendo de la fábrica, me senté aquí en esa hierba y lloraba porque no tenía nada para llevar a mis hermanos que en casa pasaban hambre". Como Jefe de Estado quiso crear las condiciones para que nadie tuviese que llorar por hambre.

Lula fue y es un líder servidor de esta Causa. El líder carismático servidor habla a lo profundo de las personas. De ahí nace el entusiasmo y atracción que suscita. Cuántas veces, en mis andanzas por las comunidades de la periferia oí esta frase: "Lula fue el único que pensó en nosotros, los pobres, e hizo cosas buenas para nosotros". De él se pueden apuntar limitaciones, que pertenecen a la condición humana, incluso equivocaciones políticas, pero jamás se podrá decir que abandonó el propósito básico de su vida y de su acción política. Señal de ello es que pasaba las Navidades con los mendigos, cuidados por el Padre Júlio Lancelotti, bajo un puente en São Paulo. Se encontraba a sus hermanos y hermanas de destino mostrándoles solidaridad y compañía.

La saña de los que quieren un Brasil de privilegios para pocos, ha conseguido aprisionarlo. Pero el sueño de un Brasil rico, ya sin miserables, jamás podrá ser apresado. Lula con su sueño es inmortal y se hace, como se dice en la tradición judía, "un justo entre las naciones".

Estos pocos ejemplos muestran cómo se puede ser un líder político servidor del pueblo y suscitar en sus seguidores el mismo espíritu de servicio solidario y constructivo.

Tal actitud apunta a otro tipo de Brasil, que queremos y merecemos, animado por representantes que hacen de la política, al decir de Gandhi "un gesto amoroso para con el pueblo y un cuidado por todo lo que es común". Lula se inscribe en esta honrosa tradición.

viernes, 20 de abril de 2018

Padre Pedro Pierre: ¡LIBERTAD PARA ASSANGE!


Padre Pedro Pierre

Es el llamado que se escucha cada vez más fuerte y por muchas partes. Escandaliza que un ciudadano australiano con la nacionalidad ecuatoriana esté encerrado, prisionero en la embajada de Ecuador en Londres desde 6 años por la razón de que el gobierno inglés lo quiere entregar a la justicia norteamericana. El gobierno sueco le retiró el juicio que había entablado contra él por falta de pruebas. El ‘pecado’ de Assange es principalmente informar sobre acontecimientos ocultos de los gobiernos que intervienen militarmente en otros países, en particular los que tienen mucho petróleo.

Assange no es un pirata, un “hacker” de la información como los grandes medios de comunicación sumisos a Estados Unidos nos lo quieren hacer creer. Assange es el fundador de una editorial online, WikiLeaks, que difunde las revelaciones de los denunciantes, quienes respondiendo a sus deberes como ciudadanos, exponen ilegalidades cometidas por el gobierno. En las Naciones Unidas un grupo de trabajo equiparó el confinamiento de Assange a una “detención arbitraria e injusta” y conminó a los gobiernos británico y sueco a poner fin a su persecución. El problema no es Assange; es el gobierno de Inglaterra, que no respeta las recomendaciones de la ONU, poniendo en riesgo su seguridad y su vida.

Recientemente, desde la embajada ecuatoriana, se le cortó la comunicación con el exterior, acusándolo de injerencia en asuntos de otros países. Llama la atención que a un periodista se lo acuse de ‘injerencia’ cuando su trabajo es de informar. Más bien debe seguir protegido y ayudado para que recupere su libertad. Es de estos personajes de estatura mundial que son capaces de vivir, sufrir, ser acusado y calumniado por defender una de las causas más grande de la humanidad: informarnos de lo que exactamente pasa en nuestro mundo cuando se destruye personas, pueblos y libertades.

Assange nos provoca a preguntarnos qué causas grandes defendemos nosotros, porque uno es tan grande como la causa por la que es capaz de dar la vida.

martes, 17 de abril de 2018

José M. Vidal: "Mi papá ha muerto, ¿está en el cielo?", le pregunta un niño llorando al Papa


José M. Vidal

 Visita del Papa a la parroquia romana de San Pablo de la Cruz, en un barrio de la periferia. Antes de la eucaristía, el párroco había elegido a unos cuantos niños, para que le hiciesen preguntas al Papa. Uno de los elegidos, era Emanuele, que, cuando le llegó su turno, se puso a llorar desconsoladamente, tapándose la cara, todo avergonzado. Lo que le iba a preguntar era: "MI papá, que ha muerto, está en el cielo?".

El Papa-párroco le pidió que se acercase, con esa suavidad y ese tacto tierno de abuelo. El niño se acercó entre llantos y sollozos. El Papa lo abrazo, lo arropó y, durante unos minutos le preguntó por qué lloraba.

Tras la conversación, Emanuel regresó a su sitio, con los demás niños, un poco más calmado y el Papa comenzó su catequesis, tras pedirle permiso al niño, para contar su confidencia.

"Quizá todos nosotros podríamos llorar como Emanuele cuando tenemos un dolor como tiene él en el corazón. Él lloraba por el papá. Ha tenido el coraje de hacerlo delante de nosotros", dijo el Papa.

Y contó, en pocas palabras, que el niño le había hablado de las bondades de su padre y le había preguntado: ¿Está en el cielo?.

"Qué hermoso que un hijo diga que su papá era bueno. Bello testimonio de aquel hombre para que sus hijos puedan decir de él ‘era un hombre bueno'. Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre", añadió.

"Aquel hombre no tenía el don de la fe, no era creyente, pero ha hecho bautizar a los hijos. Tenía el corazón bueno. Y él (Emanuele) tenía la duda de que el papá, al no ser creyente, no pudiese ir al cielo".

Y Francisco, dirigiéndose a los niños, les preguntó: "Pero, ¿cómo es el corazón de Dios delante de un papá así?, ¿cómo les parece a ustedes?. Un corazón de papá. Dios tiene un corazón de papá".


"Y delante de un papá no creyente que ha sido capaz de bautizar a los hijos, de darles esa grandeza a los hijos, ¿ustedes piensan que Dios sería capaz de dejarlo lejos de ti (Emanuele)? ¿Piensan eso?"

"¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?", preguntó. Los niños respondieron que "no" y Francisco le dijo al pequeño: "Bueno Emanuele, esta es la respuesta".

"Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es muy fácil que siendo creyente se bautice a los hijos; que siendo no creyente, bautizarlos. Y seguramente esto a Dios le ha gustado mucho".

"Habla con tu papá, reza a tu papá. Gracias Emanuele por tu valentía", concluyó Francisco.

Después, entró en la iglesia, para celebrar la eucaristía. Y recordó a los fieles, en una homilía imporvisada, que "es menos peligroso tener la verdad de la Resurrección en la mente que en el corazón", porque "el pecado siempre envejece".


Algunas frases de la homilía del Papa


"Los discípulos sabían que Jesús había resucitado. Lo había dicho María Magdalena y Pedro lo había visto"


"Sabían que había resucitado"

"Pero quella verdad no había entrado en su corazón"

"Sabían, pero dudaban. Preferían tener aquella verdad en la mente. Es menos peligroso tener una verdad en la mente que en el corazón"

"Estaban reunidos y apareció el Señor. Primero, se asustaron y pensaron que era un fantasma".

"No, tocadme, ved las llagas...soy yo"

"¿Por que´dudaban?"

"Hay una palabra en el Evangelio que nos da la explicación: Porque por la alagería no podían creer"

"Era tanta aquella alegría...no podían creer que fuese posible tanta alegría"

"La alegría que lleva Cristo"

"Nos pasa, cundo nos dan una buena noticia..."

"No podían dejar pasar la verdad que veían al corazón"

"Ésta es la renovada juventud que nos trae el Señor"

"Acostumbrados a envejecer con el pecado. El pecado siempre envejece y cansa el corazón"


"Perdemos la fe en Cristo resucitado"

"Sí, está vivo, pro en el cielo"

"Juan, en al segunda lectura: 'Si alguno pecó tenemos un abogado ante el Padre"

"El Resucitado nos rejuvenece"

"El Cristo que quiere defendernos, el abogado"

"Pidamos la gracia de creer que Cristo está vivo y resucitado"

"Si creemos esto, lo demás es secundario"

"Cristo está vivo y resucitado en medio de nosotros"

"Si no lo creemos, no podremos ser buenos cristianos"

"Pidamos al Señor la gracia de que la alegría no nos impida creer"

"Es siempre la alegría que nos hace jóvenes"

"Pidamos la gracia de ser una comunidad alegre"