RESUCITO

RESUCITO

martes, 1 de abril de 2014

“Venezuela afronta en el plano virtual una guerra de cuarta generación”

La periodista y catedrática Asalia Venegas dice que las últimas guerras que ha propiciado el imperio en varias partes del mundo han sido fomentadas a través de medios privados y redes sociales para mostrar una realidad que no existe, como insinuar que Venezuela vive en el caos y la anarquía.

Asalia Venegas, Comunicadora Social, investigadora,
y catedrática universitaria venezolana.
EL TELEGRAFO.- Asalia Venegas, periodista venezolana, investigadora y profesora universitaria con 30 años de experiencia, desde su mirada como comunicadora social y catedrática hace una lectura del papel que juegan los medios privados en la coyuntura política que vive su país en el afán desestabilizador de la oposición.

Los medios, según la visión de la especialista, quien vino a Ecuador a participar del foro ‘Socialismo del Siglo XXI: Chávez en Mirada de Mujer’, se han convertido en el componente fundamental del plan desestabilizador, que han pasado a convertirse en algo así como el ‘líder’ de la derecha, ante la falta de una figura única que los aglutine.

Se dice que dentro de la guerra mediática hay cosas que ocultan los medios privados sobre lo que realmente ocurre en Venezuela. ¿Qué es eso que se esconde y que usted como periodista y catedrática ha visto?

Si leemos lo que publican medios impresos, vemos por la televisión las imágenes que difunden o escuchamos la radio pudiésemos creer que Venezuela es un país en guerra, que reina la anarquía, el caos y que estamos frente a una dictadura, a un Gobierno opresor que está lanzando las tropas para reprimir al pueblo. Pero como dice Eduardo Galeano: “El mundo al revés”, ya que está ocurriendo lo contrario, pese al asedio que se ha mantenido 15 años, un hostigamiento contra un Gobierno legítimo...

Está ocurriendo una agresión pertinaz y sostenida que no es aleatoria, no es algo que de repente surgió, sino que responde a un plan político y comunicacional.

¿Qué significa aquello de que Venezuela está viviendo una ‘guerra de cuarta generación’? 

Hay una agresión en eso que se denomina el ‘golpe suave en varias etapas’... De 335 municipios que tiene Venezuela, se dio primero en 15 de ellos, luego se redujo a 12, 10 y 5 municipios. Pero eso lo magnifican los medios, para hacer creer que es en todo el país.

Esto es muy importante que lo sepa el mundo: no es toda Venezuela, es una pequeña parte, en las zonas en donde viven la clase media alta, como por ejemplo donde están las urbanizaciones al este de Caracas.

Allí es donde se están desarrollando esto que se llama ‘guarimbas’, que son barricadas que se colocan para impedir el paso de la ciudadanía.

En el plano real se está dando esto, mientras que en el plano virtual es donde se está dando lo que se conoce como una ‘guerra de cuarta generación’.

Las últimas guerras que ha propiciado el imperio en distintas partes del mundo han sido fomentadas a través de los medios privados, pero ahora, oh sorpresa, también por medio de las redes sociales. Lamentablemente también se están poniendo al servicio, a veces profeso o por desconocimiento, los usuarios de movimientos como los que se han fomentado en Venezuela y, probablemente, se busca fomentar en otros países de América Latina, concretamente en 9 naciones.

¿Cuáles son esas 9 naciones a las que se refiere?

Cuba, Ecuador, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Uruguay y últimamente agregamos Chile y El Salvador, recordando que en Chile estaba Sebastián Piñera, que era un presidente empresario, dueño de medios de producción, pero nuevamente una mandataria socialista como Michelle Bachelet llega al poder y se ha pronunciado en contra de la injerencia de los EE.UU. contra Venezuela, porque es una democracia legítimamente constituida.

Eso que se está experimentando en Venezuela por parte del Pentágono estadounidense, pudiera ser llevado a otros países y de ello ya dan fe los episodios vividos en Bolivia y Ecuador, en donde, en el caso de Ecuador, el presidente Rafael Correa afrontó episodios terribles como aquella asonada de la Policía Nacional del 30 de septiembre de 2010, en contra de la autoridad del Estado.

Es muy probable que esto se pretenda que triunfe en Venezuela, haciendo creer que aquello que se presentó como un aparente movimiento estudiantil, que estaba luchando en contra de la escasez de productos, del acaparamiento porque supuestamente no hay comida, fuese cobrando cuerpo y una manifestación en ciertos puntos de algunas capitales provinciales se regase en todo el país para que realmente se transforme en una asonada de la clase media masiva.

¿Quién está detrás de todo esta revuelta?

El imperio, con la maquinaria mediática, está jugando en Venezuela para apoderarse de las riquezas petrolíferas, sobre todo de la faja petrolífera del Orinoco, en donde ya está confirmado científicamente que están las reservas petroleras más grandes del mundo. Eso es lo que está en la mira de un imperio tan poderoso, aunque tienen numerosos problemas internos, como los son los Estados Unidos, que busca generar una guerra civil, y que sea pueblo contra pueblo, para invadir bajo el argumento de restituir la paz, la democracia, las libertades, pese a que es conocido que a donde han llegado con ese argumento ha sido peor, como es el caso de lo sucedido en Irak, Libia, Afganistán y otros más.

¿Pero hay o no tal movimiento estudiantil o qué hay detrás de ese aparente reclamo en las calles de Venezuela?

Yo soy también profesora universitaria y sería incoherente si dijera que no hay estudiantes involucrados en protestas, pues sí los hay, pero son pocos y están manipulados.

Están siendo conducidos a algo que ni siquiera saben cuál es el fin u objetivo.

Son jóvenes de las universidades que están en manos de la derecha, de centros no experimentales, que suman cinco, así como de las universidades privadas...

Nunca se había visto en Venezuela protesta de universidades privadas, pero resulta que ahora son de la Universidad Metropolitana, que es del Opus (Dei); la Universidad Católica Andrés Bello, entre otros centros de estudios.

Las universidades privadas en Venezuela son 25, las del Estado son 41, datos que son importantes porque se debe tomar en cuenta que de 600 mil alumnos universitarios que habían hasta antes de que el gobierno revolucionario de Chávez llegara al poder, en 1999, ahora tenemos 2'700.000 alumnos de educación universitaria.

En estos 15 años, además, la Revolución Bolivariana ha creado 20 universidades.

Todo eso ha hecho que Venezuela se ubique en el segundo lugar en América Latina en ese tema, después de Cuba, y en el quinto lugar en el mundo, reconocido por la Unesco y por organismos internacionales.

¿Qué tanto han destacado esas y otras cifras los medios privados de Venezuela?

Lo invisibilizan, pero es importante destacar que las cifras y la realidad están allí, y que de 41 universidades del Estado, solo en 5 que no son experimentales y que están en manos de la derecha hay focos estudiantiles protestando, y hay 25 universidades privadas, de las cuales 6, entre ellas la Metropolitana, Monte Ávila, la Católica Andrés Bello, la Belloso Chacín, protestan.

Se dice que ante la falta de un líder político opositor único, los medios privados están jugando ese papel a su manera. ¿Es posible todo esto?

Realmente estoy convencida de que ese ejercicio lo ha tomado el Pentágono, o sea, Estados Unidos, la CIA, que al final son la misma cosa, así como las oligarquías de la región; la burguesía venezolana, porque han sido desplazados del poder político.

Siguen teniendo el poder económico, pero necesitan el poder político precisamente para controlar las riquezas del país.

Están pretendiendo que eso que se quiere implementar en Venezuela, el ‘golpe suave’ o ‘golpe blando’, por etapas, si llegara a triunfar, se siga en las otras naciones de América Latina.

Este mecanismo del ‘golpe suave’, por etapas, en Ucrania les funcionó.

¿Y en todo esto cuál es el papel que han jugado los medios privados?

En esto los medios de comunicación son corresponsables, ya que están vendiendo la imagen de un país en caos, en anarquía, represor o en donde -según ellos- no hay democracia, porque quieren que esa matriz triunfe, que se le aplique a Venezuela la Carta Democrática, pero no se le va a poder cumplir a Estados Unidos porque ahora tenemos los mecanismos de integración.

El objetivo es tomar una intervención directa por parte de Estados Unidos, que invadan los marines bajo el argumento de que van a llevar la democracia y la libertad a Venezuela y demás cosas que es discurso de la derecha nacional e internacional.

Ese modelo, si triunfase en Venezuela, no va a concretarse porque de por medio está la fuerza del pueblo y la unión cívico-militar. Esa es la realidad que no muestran los medios privados.

¿Lo de ahora es o no más violento con respecto a anteriores ocasiones?

Estamos viviendo el último episodio de algo programado que es muy cruel por cierto, criminal, porque han muerto 35 personas inocentes, en donde algunos han terminado degollados, cosa que jamás se había visto en mi país.

Se está apelando a mecanismos que respondan a otras latitudes, y concretamente a lo que hacen, por ejemplo, los paramilitares en Colombia.