RESUCITO

RESUCITO

jueves, 5 de enero de 2017

¡Mal hecho!



Padre Pedro Pierre

Me refiero a la situación de enfrentamiento de parte del Gobierno con el pueblo shuar. Se entiende que la muerte del policía por presuntos indígenas shuaras debe ser juzgada y penada. El Presidente debe velar por la unidad nacional. Pero, por una parte, ¿por qué el Gobierno no exige a las nacionalidades juzgar a los responsables de dicha muerte? Por otra, la unidad nacional ha de lograrse mediante el justo equilibrio entre la soberanía de la nación y la autonomía de las nacionalidades indígenas.

Lastimosamente bien poco se ha hecho a este nivel. De allí los problemas actuales que se han vuelto dolor nacional y escándalo internacional.

La colonización de la Amazonía no cesa ni ha cesado; más bien parece peor que antes. Los indígenas amazónicos resistieron las colonizaciones inca y española. Solo la colonización ecuatoriana está logrando doblegarlos. En Ecuador seguimos asistiendo a la extinción progresiva de los pueblos amazónicos. Comenzó hace 50 años con la ‘maldición del petróleo’ que ahora aumenta con la maldición del extractivismo minero.

Una sociedad y un gobierno se juzgan sobre su atención a los más necesitados. Claro que el Gobierno actual en 10 años ha hecho mucho por los pobres, como ningún otro en 100 años. Pero con los indígenas es el gran fracaso y duele demasiado escuchar calificativos como “terroristas, paramilitares, delincuentes, asesinos, salvajes…”, términos denigrantes para los acusados y vergonzosos para los que los pronuncian.

A nivel internacional, actualmente los únicos que proponen un proyecto alternativo de sociedad son los indígenas de Abya Yala con su cosmovisión del Bien Vivir. Hace ocho años se incluyó esta propuesta del Bien Vivir en la Constitución ecuatoriana con las palabras dignificadoras de ‘plurinacionalidad’ y ‘multiculturalidad’. Qué triste desencuentro con las nacionalidades indígenas que la llaman con razón la ‘década perdida’, para ellos. Si hay un grupo social que se merecía atención preferencial eran los indígenas porque siguen siendo, en su conjunto, los más pobres del país.

Los indígenas tienen todavía grandes secretos de sabiduría ancestral que revelarnos. Para muestra, unos ejemplos. Su dominio de la energía mediante las plantas medicinales nos deja admirados y silenciosos. Un chamán decía: “Claro que revelamos algunas propiedades de las plantas de la Amazonía… pero falta mucho más por comunicar”. ¡Cómo nos van a comunicar su sabiduría, si los tratamos como enemigos! Si hablamos de sus conocimientos a nivel mental y espiritual, también nos quedamos de lo más cortos. “Hacemos un viaje de 72 horas para comunicarnos y comulgar con el mundo de Dios y de los espíritus”. Hay que preguntarse quiénes son, quiénes somos los ignorantes, los analfabetos y los ridículos…

Al comienzo de un año nuevo pidamos perdón por nuestra ignorancia vergonzosa y solidaricémonos con los indígenas más atropellados. Hagamos votos y presiones para que el nuevo gobierno corrija a partir de ellos nuestras falencias con ellos.