RESUCITO

RESUCITO

lunes, 21 de marzo de 2016

Irrenunciables éticos sobre el dinero


Grupo de economía de CJ

RC.- El dinero es un componente de la economía muy relevante para la sociedad. Así mismo, es un medio necesario para vivir, que al ser fácilmente manipulable al servicio de intereses privados, deja de cumplir su función social. El dinero es el señor que la sociedad idolatra, provocando consecuencias sociales en contra del bien común.

Para este capítulo dedicado a las funciones del dinero, hemos tenido en cuenta las reflexiones éticas que se hacen desde la Doctrina Social de la Iglesia, las funciones del dinero en los Padres de la Iglesia, en las fuentes bíblicas, así como las enseñanzas del Papa Francisco.

Una vez analizado todo el material, hemos decidido estudiar el dinero desde los siguientes 10 puntos que concretan sus funciones básicas:

  • Como medio de pago de los intercambios. 
  • Como unidad de cuenta (equivalente de valores). 
  • Como depósito de valor, medio de ahorro. 
  • La usura: el dinero que crea dinero. 
  • Atesoramiento de riquezas. 
  • Mecanismo para obtener poder. 
  • Símbolo de la fama. 
  • Objeto de culto. 
  • Dinero sucio y negro. 
  • Dinero internacional. 
1.- Medio de pago de los intercambios

El dinero satisface la necesidad de compra y venta directa o diferida. Existe en todas las sociedades y es aceptado con normalidad en las diversas épocas históricas. Los productos, propiedades o servicios creados con el trabajo humano se pueden cambiar por dinero.

Desde el punto de vista ético no puede haber engaño, debe darse un acuerdo por ambas partes, hay que respetar la justicia social y conmutativa, y que el dinero sea fruto del trabajo productivo y no de cualquier forma de especulación fundamentada en el criterio de que el dinero produce dinero.

2.- Unidad de cuenta. Equivalente de valores

Es el valor trabajo el que justifica el dinero como valor y unidad de cuenta, y no la especulación, los intereses, la usura y la explotación entre seres humanos.

Debería ser neutro e inalterable para que los que lo usan mantengan el valor de su trabajo, sin embargo, encontramos mecanismos de alteración del valor que benefician normalmente a los poderosos: manipulación de los precios, inflación, tipos de cambio, alteración de los tipos de interés y de los impuestos.

3.- Depósito del valor, medio de ahorro

El posible ahorro debe articularse con la solidaridad de cara al bien común y a de cubrir las necesidades fundamentales de las personas pobres. Por tanto puede admitirse un ahorro limitado en orden a la previsión de los factores imprescindibles para el mantenimiento razonable de las propias obligaciones personales y familiares. Éticamente no se admite un ahorro especulativo.

En los últimos años, las personas se ven forzadas a incrementar su ahorro porque los mecanismos sociales han dejado en gran parte de cubrir dichas necesidades. Cada vez, la solidaridad social es menor y prima el individualismo que se autoprotege con el ahorro.

4.- La usura: el dinero que crea dinero

No admitimos el cargar intereses sobre cualquier préstamo. La devolución de un préstamo debe valer lo mismo que la misma prestación teniendo en cuenta los cambios de moneda, y de los posibles gastos generados. El dinero no puede crear más dinero, ya que es el trabajo productivo el que se valora con dinero. La especulación es un abuso y una explotación.

NOTA: Dedicaremos un apartado para analizar con mayor profundidad este tema, en relación con el sistema financiero.

5.- Atesoramiento de riquezas

Con ello se intenta ser más, tener mayores posibilidades o aparentar ante los demás. Todo dinero sobrante pertenece a las personas pobres o empobrecidas cuando les haga falta para cubrir sus necesidades fundamentales. No se trata de dar limosna sino de cumplir la finalidad de que los bienes de este mundo no son para una minoría sino para el bien común de toda la humanidad, ya que los bienes, aunque legítimamente poseídos, conservan siempre su destino universal.

El que posee dinero suele pasar de poseedor a poseído, lo que conlleva a ir contra la dignidad humana y el medio ambiente. Así pues, se debe priorizar sus efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente, dejando atrás la especulación y la búsqueda de la renta financiera.

6.- Mecanismo para obtener poder

El dinero usado como mecanismo para obtener poder compra voluntades, corrompe a personas y grupos, desposee lo que sería debido a los débiles y destruye de democracia. El poder reside en el pueblo soberano y la democracia debe ser absolutamente limpia de corrupción.

Cuanto más ricos, más poderosos; y entonces tienen más mecanismos para poder alterar los valores (precios) y aprovecharse de las regulaciones.

7.- Símbolo de la fama

La cantidad de dinero suele ir acompañada de poder, que puede dar una fama injusta desde un doble sentido. En primer lugar del valor personal de las personas que lo han acumulado en especial cuando llevan un tren de vida de ostentación y lujo. En segundo lugar por la fama que pueden alcanzar con una parte de su riqueza en obras asistenciales y altruistas. Estas obras tienen como objetivo la ayuda a personas o grupos sociales desfavorecidos o que arrastran una historia de calamidades y enfermedades, pero nunca como medio de fama y prestigio personal o de grupo.

El dinero puede fomentar la vanidad, el prestigio social, y al final, el orgullo y la soberbia. Por ejemplo, en la actualidad podemos observar casos de personajes o entidades que aportan donaciones a fundaciones o centros sociales, asistenciales, etc., pero al mismo tiempo, las empresas o entidades de dichas personas o grupos llevan a cabo “malas prácticas”, injusticias, deslealtades o explotaciones humanas.

8.- Objeto de culto

Las estructuras que potencian el dinero no productivo se van convirtiendo en una forma de religión con sus templos, ofrendas, servicios de culto, seguridades frente a las contingencias de la vida, falsa protección y en el fondo desvirtuando el auténtico sentido de la persona y la sociedad. El dinero puede convertirse en una religión práctica que someta a las personas o colectividades a ritos, ofrendas y sacrificios que pervierten el sentido espiritual y religioso de la vida humana e incluso coarten las libertades y los derechos fundamentales personales y sociales.

9.- Dinero sucio y negro

Este dinero de facto permite toda clase de negocios como la evasión fiscal, la trata, las mafias, el tráfico de drogas, la corrupción social, los armamentos no regulados, la compra de gobernante, etc. Es una de las máximas perversiones del dinero porque se fundamenta en la injusticia, la violencia, la explotación y subvierte el sentido de la vida y de la sociedad.

10. Dinero internacional

Un sistema monetario internacional no debe ir a favorecer a los poderosos y ricos sino a los estados y grupos más precarios, favoreciendo su desarrollo. El injusto endeudamiento de pueblos enteros provoca la miseria de las mayorías y el enriquecimiento de unas minorías que de facto actúan como dictaduras. El dinero como medio internacional de progreso y de justicia social debe estar sometido a la democracia. Hay que hacer una auténtica investigación teórico y práctica para que cada vez vaya ganando terreno el sometimiento del dinero al control y a la soberanía de los pueblo.

Conclusión

“Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero”. – Mateo 6, 24.