RESUCITO

RESUCITO

miércoles, 15 de enero de 2014

¿Y qué del EZLN? Muy bien y muy presente

Pedro Pierre

¿Nos acordamos hace 20 años en México? El EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional), el subcomandante Marcos, el levantamiento zapatista, San Cristóbal de las Casas, el Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos, Canadá y México… En ese entonces comenzó una nueva historia que sigue adelante.

Para refrescarnos la memoria y conocer lo que no silencian los grandes medios de comunicación internacionales, vamos a leer lo que dicen el obispo del Chiapas y el subcomandante Marcos.

Dijo recientemente monseñor Felipe Arizmendi Esquivel: “Mucha gente se pregunta si subsiste el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y yo les digo que no solo subsiste sino que existe, tiene presencia, fortaleza, planes y proyectos… Sigue teniendo su valor porque, aunque ha habido progresos en Chiapas y también para los zapatistas, las condiciones de marginación han sido tan abismales que no es fácil superarlas… Yo llevo 23 años en Chiapas y he visto muchos avances en carreteras, clínicas, escuelas, electrificación, agua potable, pero todavía hay muchas comunidades en las cuales falta luz, clínicas a veces sin médicos ni medicinas, escuelas a veces sin maestros ni implementos pedagógicos adecuados… El EZLN es un movimiento que trata de demostrar que sí se puede vivir y avanzar de forma autonómica… Hoy los indígenas se sienten con dignidad, que son personas, que tienen derechos, que valen y que no los pueden sojuzgar tan fácilmente. Con la autonomía que practican las comunidades zapatistas quieren demostrar que sí es posible otro tipo de vida”.

En vísperas del vigésimo aniversario del levantamiento armado del EZLN, el subcomandante Marcos sostuvo en un comunicado: “La rebeldía no es patrimonio exclusivo de los neozapatistas. Lo es de la humanidad. Y eso es algo que hay que celebrar. En todas partes, todos los días y a todas horas. Porque la rebeldía es también una celebración… ¿Qué queda de una vida? Poco o mucho, dependiendo de los fragmentos que en la memoria colectiva imprimió esa vida, si bien suele suceder que lo que realmente importa no aparece en los medios de comunicación ni se puede medir en encuestas… Es territorio zapatista, es Chiapas, es México, es Latinoamérica, es la Tierra. Y es diciembre de 2013, hace frío como hace 20 años y, como entonces, hoy una bandera nos cobija: la de la rebeldía”.

En su tiempo decía san Pablo: “Cristo nos liberó para ser libres. Manténganse, pues, firmes y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud”.