RESUCITO

RESUCITO

jueves, 3 de julio de 2014

¿SEMBRAR VIENTOS?

"LA RESPONSABILIDAD DEL IMPERIO NORTEAMERICANO EN LAS SANGRIENTAS GUERRAS DE IRAK, SIRIA Y DEMAS. "



Rodolfo Bueno

En Irak, los gringos cosechan tempestades, es el castigo por haber hecho la guerra a ese país. Qué tontos, ¿no? Tontos son los que los creen tontos. Mi abuelita me decía: “Mijo, si ves a un gringo lanzarse por la ventana, lánzate detrás de él; debe ser buen negocio”. Y para ellos la guerra es un gran negocio. No pueden vivir sin ellas.

El general Clark (http://www.youtube.com/watch?v=k9SEP33h9FU), que dirigió la OTAN para la destrucción de Yugoslavia y la colonización de Kosovo, declaró que el Pentágono, a pocos días del 9/11, planificaba la invasión de 7 países del Medio Oriente, Irak y Libia entre ellos. El objetivo, ¡petróleo!

Por otra parte, EE.UU. siempre ha dicho no tener amigos sino intereses. Otra cosa es que sus cipayos sean sordos y se esfuercen por ser sus mejores amigos, por no decir, sirvientes. Así, Saddam Hussein, que guerreó por ellos contra Irán, fue finalmente traicionado en el embrollo Irán-Contras (drogas por armas para Irán), después le dieron luz verde para recuperar Kuwait, lo hizo, y lo colgaron. Mal paga el diablo a sus devotos.

Lo demás: que Al Qaeda, aliada de EE.UU. en Siria y enemiga aparente en el resto del mundo, se esté apoderando de Irak para crear el Califato Islámico en el corazón árabe y combatir la ocupación de EE.UU.; que Kerry asegure que el apoyo norteamericano será “intensivo y continuo si los líderes iraquíes toman las medidas necesarias para unir al país” (misión imposible); que Obama le pida a Al Maliki “un serio y sincero esfuerzo para superar las diferencias sectarias” si quiere el apoyo aéreo de EE.UU., porque “nuestras tropas no volverán a combatir en Irak”; que los suníes aterroricen a los iraquíes con asesinatos y violaciones, de las que se queja amargamente la comisión para los derechos humanos de la ONU, incluso de los “excesos de las fuerzas militares iraquíes”, son engañabobos para ocultar el objetivo antedicho, ¡petróleo! Para lograrlo, nada mejor que ocupar Siria, cercar a Irán y reconfigurar toda esa región. Divide y vencerás. 

Los iraníes, que aprendieron mucho por soportar largos años al Sha, títere del imperialismo, se oponen a la intervención norteamericana en Irak y su presidente Rohaní sostiene que “los países occidentales, con EE.UU. a la cabeza, están detrás de los actos de violencia en Irak” y promete “solidaridad sin límites” para derrotar a los extremistas suníes.

Lo admirable, si se puede usar esta palabra, es la capacidad imperial para maniobrar en medio del caos que fomentan por doquier, pues lo de Venezuela, Siria, Ucrania e Irak está más que concatenado.