RESUCITO

RESUCITO

sábado, 2 de agosto de 2014

Leonardo Boff: “Israel utiliza los métodos nazis para crear víctimas” - Entrevista




Adital.- Uno de los más reconocidos teólogos de Brasil, actualmente aclamado en todo el mundo, pero ya sufrió marginación en su propia iglesia. En los años ochenta, siendo fraile fue condenado en la iglesia católica por sus ideas en la perspectiva de la Teología de la Liberación, movimiento que interpreta las enseñanzas de Jesucristo, como manifiesto contra las injusticias sociales y económicas que vivimos.

A los 75 años, Boff es un intelectual, escritor galardonado y profesor respetado en el país, su opinión es escuchada por personalidades como el Papa Francisco y los presidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff. En esta entrevista con Sul21, concedida durante su visita a Porto Alegre (Rio Grande do Sul), Boff habla del actual momento de la Iglesia católica, critica a los religiosos que usan el Evangelio para justificar ideas reaccionarias o tomar el dinero de los fieles, teje comentarios sobre la situación en el Oriente Medio, el aborto, la violencia y la crisis ecológica y económica mundial.

Las dos están profundamente entrelazadas: como explica Boff, el capitalismo se basa en la explotación de las personas y la naturaleza. "Este sistema no es bueno para la humanidad, no es bueno para la ecología y puede llevar eventualmente a una crisis ecológica social, de consecuencias inimaginables, en las que millones de personas podrían morir a causa de la falta de acceso al agua y los alimentos", afirma con autoridad de un gran estudioso de las cuestiones relacionadas con el medio ambiente.

Sul21 – En los años ochenta, a causa de las ideas sostenidas por la Teología de la Liberación, Ud. fue condenado a un año de ‘silencio obsequioso’ y sufrió varias sanciones, que terminaron siendo moderadas por la presión sobre la iglesia católica, pero que le llevaron a abandonar el hábito religioso. ¿Cree Ud. que en el presente, la Iglesia actuaría de la misma forma?

Leonardo Boff – No. El actual Papa dice cosas mucho más graves que lo que expresé en mi libro "Iglesia: carisma y poder", que fue objeto de condena. Si él hubiese escrito, eso, habría sido condenado. Yo dije cosas mucho más suaves, pero que afectaban a la Iglesia. Dije que la Iglesia no respetaba los derechos humanos, que es machista, tiene un concepto del poder absoluto y absolutamente superado, sin límites.

Los tiempos han cambiado y, gracias a Dios, tenemos un Papa que por primera vez después de 500 años, responde a la reforma, responde a Lutero. Lutero propuso lo que llamamos el Principio Protestante, que es el principio de la libertad. Y este Papa, vive ese espíritu. Y vive el cristianismo no como un conjunto de verdades a las que tienes que adherir, sino como el encuentro vivo con Jesús. Distingue entre la tradición de Jesús, ese conjunto de ideales, tradiciones y la religión cristiana, que es igual a cualquier otra religión. Él dice: "Yo soy del movimiento de Jesús", y no de la religión católica. Tales declaraciones son una barbaridad para los cristianos tradicionales, pero son absolutamente correctas en el sentido teológico, aquello que siempre dijimos, y por lo que fuimos perseguidos.

Y me alegro de que la Iglesia ya no es una instancia que nos avergüence, sino una instancia que puede ayudar a la humanidad a hacer una travesía difícil a otro tipo de sociedad, que respete los derechos de la naturaleza, los derechos de la Tierra, preocupada por el futuro de la vida. Incluso yo tuve contacto con el Papa y su tema central es la vida. La vida humana, la tierra, la naturaleza. Y tenemos que salvarla, porque actualmente, tenemos todas las herramientas para destruirla.

"Predicar en África que es un pecado usar condones en lugares donde la mitad de la población sufre de SIDA, es cometer un crimen contra la humanidad. Eso fue lo que el Papa Benedicto XVI dijo en varias ocasiones”.

Sul21 – ¿Ud. cree que la iglesia católica, bajo la orientación del Papa Francisco, va efectivamente a cambiar su posición sobre algunos temas tratados como tabú, como la unión homosexual?

Leonardo Boff – Aun no conocemos bien su opinión. Él también dijo: "¿Quién soy yo para juzgar?" En el fondo él está diciendo respetemos a las personas. Él va abrir una gran discusión en la Iglesia sobre el tema del divorcio y de los homosexuales, sobre la moral sexual cristiana, que es muy rigorosa y estricta y en algunos casos, es criminal. Por ejemplo, predicar en África que es un pecado usar condones, en lugares donde la mitad de la población sufre de SIDA, es cometer un crimen contra la humanidad. Eso fue lo que el Papa Benedicto XVI dijo en varias ocasiones. Creo que Francisco es más que un Papa, es un proyecto de mundo, un proyecto de Iglesia, él se da cuenta de que la humanidad es una, está en riesgo y que tenemos que unirnos para superar la crisis.

Creo que la grandeza de este Papa no será definir las cosas, pero si dejar que se discutan. Y creo que él va a respetar a las personas, porque la mayoría no son homosexuales, u homo-afectivos por elección. Las personas se descubren homo-afectivas. Y que va a decir, "permanezcan dentro de Dios, no se sientan excluidos". Va a decir que (los homosexuales) son tan hijos de Dios, como los demás. Y partir de ahí, debemos respetarnos. Posiblemente él "no llame matrimonio, que es un concepto canónico". Pero si vea en ellos una unión responsable, que merece la bendición de Dios, y que tenga una protección legal, que tengan su lugar en la Iglesia, que puedan frecuentar los sacramentos. Esto seguramente será el camino indicado por él.

Sul21 - Y con estas posiciones del Papa Francisco ¿Ud. cree que la Iglesia Católica pueda ser capaz de recuperar fieles, ante el avance de las iglesias evangélicas?

Leonardo Boff - Este Papa no está haciendo proselitismo, y dice claramente que el Evangelio debe atraer por su belleza, su contenido humanitario. Él no está interesado en aumentar el número de cristianos o hacerlos regresar .Está interesado en la que las personas, con la situación confesional que tienen, se pongan a disposición del servicio de la humanidad, de las cosas buenas que la humanidad necesita. Es lo que llamamos el "ecumenismo de la misión." Estamos divididos, es un hecho histórico, pero no es una división dolorosa. Debido a que cada uno tiene sus espacios, profetas y maestros. Pero, cuando reconocemos juntos nuestras diferencias y junto apoyamos a los sin tierra, los sin techo, los marginados, las prostitutas. Este servicio nosotros podemos hacerlo juntos.

"Nadie es en favor del aborto en sí, las mujeres que hacen un aborto, no querían eso. Pero muchas veces, viven situaciones tan delicadas que necesitan tomar esa decisión”.

Sul21 - Muchas personas usan la religión para justificar las opiniones conservadoras, sexistas y homofóbicas. ¿Cuál es su opinión acerca de estas posiciones?

Leonardo Boff - Hay el ejemplo concreto de aborto en las últimas elecciones. Este tema movilizó a las iglesias, fueron hasta el Papa, hicieron presión sobre los fieles. Creo que ha sido una utilización falsa de la religión. La religión no fue hecha para eso. Y todos deben de reconocer, y están obligados a reconocer, por la Constitución, que hay un estado que es laico. Entonces, estas personas pecan contra el principio fundamental de la democracia, no son demócratas. Ellos pueden tener su propia opinión, pero no pueden imponerla a los demás.

Es muy fácil la posición de ellos, es salvar al bebé. Y una vez salvado, el bebé, queda en la calle, abandonado, pasando hambre y muriendo poco a poco. Y no tienen compasión de las más de 100.000 mujeres que mueren cada año a causa de abortos mal practicados. Estas personas pecan contra la democracia y contra la humanidad, contra el sentido humanitario. Nadie está a favor del aborto en sí, las mujeres que tienen abortos no querían eso. Pero muchas veces, pasan por situaciones tan delicadas que necesitan tomar esa esa decisión.

Lo que yo aconsejo y lo que muchos países hicieron, entre ellos España e Italia, que son cristianísimas y permitieron el aborto, es que han creado un grupo de seguimiento, que converse con la mujer y explique lo que significa. Y dejar la decisión a ella, y respetar lo que ella decide. Pero ella lo haga con conciencia. Creo que esto sería democrático y más responsable ante la fe, usted no renuncia a su fe, pero respeta la conciencia, que es en última instancia la que responde delante de Dios.

Sul21 - Algunas iglesias exigen aquí diezmos de los fieles; ellas argumentan que para agradecer a Dios, las personas tienen que pagar a las iglesias. ¿Cuál es su opinión y como la teología de la liberación ve esta práctica?

Leonardo Boff - Son las iglesias del llamado "Evangelio de la Prosperidad", dicen que tu des a Dios y que Dios te devuelve con creces. Pienso que es un abuso, porque la religión no fue hecha para hacer dinero. Más bien fue hecha para atender las necesidades espirituales de la persona humana y dar un horizonte de esperanza.

Ahora, cuando una iglesia convierte la religión en una potencia económica, como la Iglesia Universal del Reino de Dios, que, en Belo Horizonte [Minas Gerais], tiene un centro comercial al lado, llamado "el otro templo", que es el templo del consumo, y, después del servicio, las personas son instruidas a comprar ahí. Para mí, es la perversión de la religión. Incluso creo que esa práctica es contraria a la Constitución, utilizar la religión para fines no naturales ajenos a ella misma. Yo combato esa práctica, estoy totalmente en contra. Porque eso de engañar al pueblo, es desnaturalizar y sacar el carácter espiritual de la religión. La religión tiene que trabajar el capital espiritual, no material.

"entonces ellos tienen un país que fue víctima del nazismo y utilizan los métodos del nazismo para crear las víctimas. Esta es la gran contradicción".

Sul21 - ¿Qué pasa con esta crisis violenta entre Israel y la Franja de Gaza, en la que el Estado de Israel ha matado a cientos de personas? ¿cree usted que el resto del mundo debería actuar al respecto? El Papa ¿podría ser una persona para mediar en el conflicto?

Leonardo Boff – Este Papa es absolutamente contemporáneo y necesario. Pienso que es el único líder mundial que tiene audiencia y, eventualmente, podría mediar en esa guerra, masacre criminal que Israel está moviendo contra Gaza.

Y creo que gran parte de la culpa es de Obama [Barack Obama, presidente de los EE.UU.], que es un criminal. Por qué ningún ataque con drones (aviones no tripulados) puede ser efectuado sin su autorización personal. Están utilizando todo tipo de armas de destrucción, cerraron completamente Gaza, los ingresos y salidas quedando como un campo de concentración, y van destruyendo todo. Así ellos tienen un país que fue víctima del nazismo y ahora utilizan los métodos del nazismo para crear víctimas. Esta es la gran contradicción. Y los Estados Unidos apoyan a Israel, Obama y todos los presidentes son víctimas del gran lobby judío, que tiene dos brazos: el brazo de los grandes bancos y el brazo de los medios de comunicación. Ellos tienen un enorme poder sobre los presidentes que no quieren confrontar ese poder y siguen lo que dicen estos judíos radicales y extremistas que se han unido a la derecha religiosa cristiana. Todo esto se suma al hecho que el presidente Obama no tiene el mínimo sentido humanitario, ni compasión para decir "acaben la matanza.

"Pero todo lo que da sentido humano no entra en el PIB: el amor, la solidaridad, la poesía, el arte, la mística, los sabios. Eso es lo que nos hace humanos y felices”.

Sul21 - ¿Cómo evalúa la actual carrera por la Presidencia de la República?

Leonardo Boff - Notamos que es una disputa de los intereses de poder. No se está discutiendo un proyecto de Brasil, se discute el poder. Lo que me parece lamentable, porque no basta tener el poder, el poder es un medio. Veo que hay dos visiones del futuro. Una es más progresista, representada por el actual gobierno. Y yo prefiero que esta posición gane. Pero que gane para avanzar, no para reproducir la misma agenda. El realizó una agenda, que es un primer paso para incluir a millones de personas que ahora tienen derecho a consumir un mínimo de alimentos, tener refrigerador, casa, luz. Este es el derecho de todo ciudadano. Esta etapa creo que el gobierno la ha cumplido y bien. Pero ahora viene una nueva etapa, porque el ser humano no sólo tiene hambre de pan. Tiene hambre de escuela, de belleza, ocio, participación en la vida social y en los espacios públicos.

Y hay los que quieren imponer lo que está siendo impuesto y no está dando buenos resultados en Grecia, Portugal, Italia, Irlanda, que es el neoliberalismo más radical. Que, en el fondo, es una austeridad [para los pobres], es la contracción de los salarios, aumentar el superávit primario, que es el pastel con que paga a los rentistas. Hay una la visión del futuro que quiere enmarcar al Brasil en este tipo de globalización, la que es buena para el capital, porque nunca los capitalistas han enriquecido tanto. Tanto es así que, en los Estados Unidos, el 1%, tiene el equivalente al 99% restante de la población, mientras que en Brasil, 5.000 familias controlan el equivalente al 43% del PIB. Son las familias de la casa grande, que viven del capital especulativo.

Pienso que tenemos que vencer ese proyecto, porque no es bueno para el pueblo. A pesar de todos los defectos y violaciones éticas que hubo, de los errores que el PT [Partido de los Trabajadores] cometió, aun con todo eso, el proyecto de ellos es más adecuado para poder avanzar. Ahora, si se deciden a avanzar, porque si fuera para reproducir lo hecho hasta ahora, daría lo mismo que el otro proyecto gane.

Sul21 - Usted mencionó la crisis económica que atraviesan Grecia, España y varios países europeos que siguen aplicando el neo-liberalismo. ¿Hay maneras de revertir la crisis?

Leonardo Boff - Europa está tan debilitada y avergonzada que no tiene una actitud de apreciar la vida. Lo que más escucho en cada conferencia, cuando voy a Europa, es la gente que me pide "por favor comunícanos una esperanza”. Cuando un pueblo pierde la esperanza, pierde el sentido de vivir.

Esto sucede porque lograron todo lo que querían, dominaron el mundo, explotaron la naturaleza como querían, alcanzaron un bienestar nunca antes logrado en la historia, y ahora se dan cuenta de que son infelices. Porque los seres humanos tiene otras hambres. El hambre de amar y ser amado, de entender al otro, de convivir, de respetar la naturaleza.

Y todo esto fue puesto al margen. Sólo cuenta el PIB. Pero todo lo que da sentido humano no entra en el PIB: el amor, la solidaridad, la poesía, el arte, la mística, los sabios. Estos elementos nos hacen humanos y felices. Y la perspectiva en que sólo cuentan loa bienes materiales, podrá conducir a la humanidad a una gran tragedia. Dentro del sistema capitalista, no hay salvación. Por dos razones. En primer lugar, porque nos acercamos a los límites de la Tierra. Se trata de un pequeño planeta, cuyos recursos en su mayoría, son no renovables. El sistema tiene dificultades para auto-reproducirse, porque no tiene más para explotar.

Y segundo, porque los pobres, que antes de la crisis era 860 millones, saltó, según la FAO, a mil doscientos millones.

Así que este sistema no es bueno para la humanidad, no es bueno para la ecología y con el tiempo puede conducir a una crisis ecológica social, de consecuencias inimaginables, en la que millones de personas podrían morir a causa de la falta de acceso a agua y comida. Este sistema, por absoluta perversidad, convirtió todo en una mercancía. De una sociedad con mercado se pasó a una sociedad de mercado, transformando los alimentos en una mercancía. El pobre no tienen dinero para pagar, entonces él padece de hambre y muere. 

Esta nueva relación con la naturaleza y el mundo es lo que tenemos que desarrollar para tener una nueva relación que no sea destructiva y pueda provocar que la humanidad pueda sobrevivir".

Sul21 – Ud. ¿también se preocupa con el avance de la extrema derecha en Europa?

Leonardo Boff – Es una reacción normal cuando hay una gran crisis que algunas soluciones radicales sean postuladas. En el caso de Europa, es la xenofobia. Pero, son todos los países que tienen problemas de crecimiento negativo de la población. Alemania tiene que importar 300 000 personas por año para mantener el mínimo de crecimiento de la población y, en Francia, la situación es similar. Por lo tanto, están con gran dificultad, porque necesitan de los migrantes, pero los quieren expulsar. Pero existe el riesgo de que haya un proceso, como el que generó la Segunda Guerra Mundial, que fue el resultado de la crisis de 1929 que nunca fue resuelta, hasta que la derecha creó el nazi-fascismo. Pero hoy en día, el mundo es diferente, está globalizado. No se puede resolver el problema de un país sin vincularlo a otros.

Sul21 – ¿Los gobiernos [progresistas] de América Latina ofrecen una alternativa a ese modelo europeo que está en crisis?

Muchos ven como el (sociólogo portugués) Boaventura de Sousa Santos, que en América Latina hay una serie de valores vividos por las culturas indígenas que pueden ayudar a la humanidad salir de la crisis. Desatando, la característica central del buen vivir, lo que significa tener otra relación con la naturaleza, la comprensión de la Tierra como madre, que nos da todo lo que necesitamos o podemos terminar el trabajo. E inventaron la democracia comunitaria, que no existía en el mundo, es una invención de Latina América , en la que los grupos se reúnan y decidan lo que es mejor para ellos, y el país es hecho por redes de grupos comunitarios. Esta nueva relación con la naturaleza y el mundo es lo que tenemos que desarrollar para tener una relación que no sea destructiva y puede lograr que la humanidad sobreviva.

Hay una nueva valoración de las culturas originarias, porque ellas todavía tienen respeto por la naturaleza, no conocen la acumulación. Son valores ya vividos por las culturas andinas, secularmente despreciadas y hoy estudiadas por grandes científicos y sociólogos que se dan cuenta que en ellas hay principios que nos pueden salvar. En lugar de hablar acerca de sostenibilidad, se destaca el respeto a los ritmos de la naturaleza. En lugar de hablar del PIB y de crecimiento permanente, se piensa en garantizar la base físico-química que sostiene la vida. Porque sin ella la vida languidece. Y en vez de del crecimiento, redistribución. Es tanta la riqueza acumulada que, si hubiese un impuesto de 0.1% sobre el capital especulativo que están circulando en las bolsas, generaría un fondo de tal magnitud, que le daría a la humanidad la posibilidad de matar el hambre y de garantizar una vivienda a cada familia. Debido a que el capital productivo es de $ 60 billones de dólares, mientras que el especulativo es de $ 600 billones de dólares. Así que estamos frente a una economía completamente irracional y enemiga de la vida y la naturaleza. Ella no tiene futuro, camina hacia la muerte. O nos llevará a todos a la muerte, o ellos mismos se hundirán.

"Nosotros no tenemos violencia” en Brasil, estamos sentados sobre estructuras de violencia. Es un estado de violencia permanente”

Sul21 – ¿Dónde entra el papel de Brasil en el ámbito ecológico? ¿Cómo los gobiernos han podido enfrentar las cuestiones ambientales?

Leonardo Boff – Brasil es parte del planeta más bien dotada ecológicamente. Cuenta con los mayores bosques tropicales, las mayores reservas de agua, el mayor porcentaje de la tierra cultivable en el planeta. Pero no tenemos conciencia de sus riquezas. Las políticas públicas no tienen una estrategia consistente de cómo tratar la Amazonia, y otros diversos ecosistemas. Siempre se enfocan en función de la producción. Entonces, no para el avance sobre la selva amazónica, deforestando para tener la soja y el ganado.

Y el Ministerio de Medio Ambiente es uno de los más débiles del Estado, así como los órganos de derechos humanos. Eso significa que no cuenta la vida, cuenta la economía. Creo que esto es lamentable. Y esa crítica debe ser hecha por los ciudadanos. Decir que apoyamos un proyecto de gobierno, pero que no estamos de acuerdo en este aspecto ecológico. Por qué es una ignorancia, una irresponsabilidad, una estupidez del gobierno. Gran parte del futuro de la humanidad pasa por nosotros, especialmente respecto al agua potable, que es probable que será más grave, en los próximos años, más aún que el calentamiento global. Y Brasil tiene la capacidad de ser la mesa servida para todo el mundo y proporcionar agua potable para todos. Creo que no somos conscientes de nuestra responsabilidad. Los gobernantes siguen siendo víctimas de un punto de vista economicista, obedecen las reglas de la macroeconomía. Nuestra relación con la naturaleza no es de cooperación, es de explotación.

Sul21 - ¿Cómo Brasil puede hacer frente al grave problema de la violencia urbana?

Leonardo Boff - El problema que debe ser pensado es que ya en la actualidad el 63% de la humanidad vive en ciudades, siendo aún mayor en Brasil, el 85%. Ya no podemos pensar sólo en la reforma agraria, tenemos que pensar en cómo van a vivir las personas. Vivimos en Brasil la vergüenza que todas las ciudades tienen un núcleo moderno, rodeado por una isla de la pobreza y de la miseria que son las favelas. Este es un problema sin resolver, y para mí, central en la campaña: cómo trabajar con el 85% que vive en las ciudades, que ya han perdido la tradición rural, de sembrar y de vivir de la naturaleza, y no asimilaron todavía la cultura urbana.

Ellos están perdidos. De ahí el aumento de la delincuencia. Y muchos dicen que la sociedad tiene un pacto social que rige el comportamiento de los ciudadanos. Es decir, "usted nos excluyeron, entonces no estamos obligados a aceptar las leyes de ustedes, vamos a crear las nuestras". Las milicias de Río crearon funciones paralelas, al Estado, crean su organización y distribución y el gobierno es impotente. Y las UPP [Unidades de Protección Policial] no son la solución, ya que crean islas y las drogas quedan en los márgenes. El problema no es de orden policial, es del tipo de sociedad que creamos, montada sobre el colonialismo, la esclavitud y el etnocidio de los pueblos indígenas. Nosotros no 'tenemos la violencia’ en Brasil, estamos sentados en la cima de estructuras de violencia. Es un estado de violencia permanente.

Sul21 – Y ¿Cómo es país puede salir de este abismo?

Leonardo Boff – Hay que avanzar a partir de lo que ya comenzó, parar de hacer políticas ricas para los ricosy pobres para los pobres, para hacer políticas de integración , de inclusión, empezando por la educación. Porque donde hay educación, la persona es capaz de defenderse, encontrar nuevas formas de supervivencia. Un país que no invierte en educación y salud tiene gente ignorante y enferma. Y estas personas no tienen la posibilidad de dar un salto de calidad.

Para mí, este es el gran reto y debería ser discutido en las campañas ampliamente, no limitado a los partidos. Desafiar a todo el mundo: "¿cómo vamos a conseguirlo?", porque la tendencia es a empeorar cada vez más. Eso sería una política digna, ética, donde el bien común estaría en el centro y sumando fuerzas, moviendo alianzas de personas que se proponen cambiar las estructuras que sostienen un Estado injusto, que tiene el segundo lugar de desigual en el mundo. Desigualdad significa injusticia, que es pecado social, una estructura mortal. Y esto no se ha discutido.